Al cabo de dos años, la piscina techada del Centro Deportivo Municial de San Carlos (Cedemcar), que había sufrió daños importantes tras el temporal registrado en el mes de diciembre de 2016, fue recuperado en su totalidad. La reinauguración tuvo lugar el pasado viernes en un acto que contó la presencia del jefe comunal, Enrique Antía.
Las obras fueron ejecutadas por la IDM junto al Municipio de San Carlos. Antía reconoció la oportunidad de mostrar las acciones de reconstrucción “tras la fatalidad que vivió San Carlos” y destacó el trabajo de todas las direcciones y funcionarios que concurrieron inmediatamente a ayudar a la comunidad carolina el día de aquel intenso temporal.
Sin contabilizar el trabajo de los funcionarios municipales, la Intendencia de Maldonado invirtió 850 mil dólares en recomponer le techo de la piscina, mientras que el Municipio de San Carlos aportó aproximadamente 120 mil dólares.
La alcaldesa de la localidad, Alba Rijo, hizo hincapié en el esfuerzo del segundo y tercer nivel de gobierno, los cuales trabajaron en forma coordinada para sacar adelante las tareas. Agregó que a la piscina concurrían unos 800 usuarios por día y al constatarse las pérdidas “quedó demostrado el gran valor de este complejo”. Por otra parte, en el marco del Mes de la discapacidad, Rijo anunció la instalación de la primera silla que permite el descenso de personas con discapacidad a la piscina.

La obra
El director general de Planeamiento de la IDM, Roberto Chiacchio, manifestó que luego del evento climático adverso la IDM estuvo presente acompañando a la población. En el caso de la piscina “existían peligros y si no se trabajaba bajo estrictos cuidados técnicos el riesgo era mayor”.
Hubo un diagnóstico, se realizó el desmontaje de todo lo dañado y en el nuevo proyecto se efectuaron ajustes para mejorar la seguridad del techo, el cual sufrió los mayores daños y presentaba oxidación en los paneles.
Dijo que se hizo una renovación de la cubierta de la piscina, la reparación de la cubierta en el hall de acceso, además de la colocación de paneles de mejor calidad, la adecuación de la estructura del techo, y el cambio de todo el sistema de iluminación y aire acondicionado, el tanque y las calderas.
También se apuntó a generar un espacio más grato y agradable para los usuarios, agregando un deshumidificador que absorbe el 100% del aire con humedad y lo transforma en agua que regresa a la piscina. Por su parte, el aire seco se devuelve al ambiente pero climatizado.
Paralelamente, se efectuaron tareas de pintura, impermeabilización, carpintería, recambio de filtros, así como reparaciones en las instalaciones eléctrica y sanitaria.
A partir de ahora, “la piscina queda estéticamente renovada y con el motor funcionado a nuevo porque no se trata solo de reabrir sino de reinaugurar”, finalizó Chiacchio.

 

Antía afirma que el gobierno no mandó dinero

En el marco de la reinaguración de la piscina de San Carlos, recordó que de una cifra superior a los 38 millones de pesos, el Gobierno Nacional solo envió 2 millones para reparar los daños del temporal de diciembre de 2016.
Además, expresó que solamente en mano de obra y materiales, sin contar el personal municipal, ni nada de lo que hicieron las direcciones de obras y limpieza, solo comprando materiales y contratando mano de obra de afuera, la administración gastó más de 38 millones de pesos, 1.300.000 dólares aproximadamente.
Recordó que había un compromiso del Poder Ejecutivo, incluso cuando vino el Presidente Tabaré Vázquez, al que “se ve que no le hicieron caso los mandos medios”.
En el caso de otro temporal, el que afectó Piriápolis y la costa, “tampoco nunca vino la plata”, dijo Antía.
Recordó que hicieron una conferencia y anunciaron que venían 32 millones de pesos, que sacaron de otra obra que ya había votado el congreso de Intendentes para Maldonado -la Avenida Aiguá- y la quitaron de esa inversión. Dijo que era plata que le pertenecía al pueblo de Maldonado.

Contenido publicitario