Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Nacionales  >  Articulo actual

El 71,1% de los 850 cargos de confianza en todo el Estado están en las intendencias

Por:   /  28 enero, 2018  /  Comentarios desactivados en El 71,1% de los 850 cargos de confianza en todo el Estado están en las intendencias

    Imprimir       Email

Un informe titulado Vínculos laborales con el Estado, elaborado por la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) y presentada en ocasión de la última Rendición de Cuentas, demuestra que la mayor parte de los funcionarios públicos que ingresaron en los últimos años fueron destinados a educación y a servicios de salud y seguridad. Por otra parte, las mismas cifras aseguran que la mayor parte de los cargos de confianza, que cuestionaron los “autoconvocados” del agro, se encuentran trabajando en las intendencias.
El informe fue publicado este fin de semana por el diario El Observador, que dijo que desde que la izquierda asumió el poder, los vínculos laborales aumentaron 26,7%, pasando de 241.725 en 2004 a 306.269 al cierre de 2016. Si se cuentan solo los funcionarios públicos (es decir, descontando los contratos a término, los becarios y otros tipos de vinculación laboral con el Estado), el crecimiento en los gobiernos del Frente Amplio es casi igual (27,95%).
Sin embargo, de los 64.131 funcionarios públicos que ingresaron entre 2004 y 2016, la gran mayoría estuvo concentrada en áreas consideradas “prioritarias”, como la educación, la salud y el desarrollo social.
El mayor aumento estuvo en los organismos amparados por el artículo 220 de la Constitución (que incluyen órganos desconcentrados de educación, salud y desarrollo). Allí el crecimiento fue de 102%, pasando de 70.349 empleados en 2004 a 142.090 en 2016.
En ese período, el Poder Ejecutivo redujo 15,8% la cantidad de funcionarios, mientras que los gobiernos departamentales sumaron 6,9% más empleados.

Docentes y algunos más
Lo que argumentan algunos dirigentes y asesores de la oposición es que detrás de esos grandes números no necesariamente hay docentes, policías y médicos, sino que también puede estar aumentando la burocracia del sector público.
Si se comparan los formularios de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) presentados ante la ONSC, se puede constatar que desde 2011 (el primer dato disponible) a 2016 ingresaron 18.920 funcionarios a ese organismo, de los cuales 15.816 (86%) fueron docentes. Las tasas de crecimiento del personal docente en esos años están apenas por debajo de las de todo ANEP: mientras que el número de funcionarios del organismo aumentó 27,7%, el personal docente creció 26,8%.
En ese mismo intervalo, sin embargo, también crecieron los servicios auxiliares y los cargos de confianza. La primera categoría –que comprende “los cargos y contratos que tienen asignadas tareas de limpieza, portería, conducción, transporte de materiales o expedientes, vigilancia, conservación y otras tareas similares”– pasó de 4.800 a 7.162 (49,2% más). Los cargos de confianza, en tanto, aumentaron 102,1%, pasando de 47 en 2011 a 95 en 2016. Esos cargos incluyen los escalafones Q (de particular confianza) y R (residual), y van desde el secretario general del Codicen (que gana $ 100 mil nominales) al asesor letrado (que percibe $ 51 mil). En uno de los formularios de 2011, ANEP aclara que el escalafón R, en el organismo, también representa cargos de confianza.
La particularidad de los cargos de confianza es que no entran por concurso ni sorteo, sino que pueden ser elegidos tanto por idoneidad para la labor como por afinidad política y hasta personal. Eso ha sido y sigue siendo tradicional en el país.

Cinco veces más
En los gobiernos departamentales (las intendencias y juntas departamentales) el uso de cargos de confianza está mucho más extendido. De hecho, de los 850 cargos de confianza en todo el Estado, 605 (71,1%) están en los gobiernos departamentales. Eso implica que la incidencia de esos cargos en el total de los funcionarios es cinco veces mayor en las divisiones departamentales que en el conjunto de los organismos estatales.
La expansión de esos puestos (que de 2015 a 2016 aumentaron 27%) fue más pronunciada en las intendencias.
Cerro Largo y Maldonado son algunas de las comunas en las que más aumentaron –en términos absolutos– los cargos de confianza en los últimos años. En el primer caso, pasaron de 0 en 2015 a 163 en 2016. En Maldonado, en tanto, el salto se produjo de 2014 a 2015, con el cambio de administración, pasando de 79 a 106 cargos de confianza.
Entre 2014 y 2016, varios departamentos gobernados por los partidos tradicionales presentaron un importante crecimiento relativo de los cargos de confianza. En Rivera pasaron de 3 a 7 (133%), en Tacuarembó 8 a 18 (125%), y en Florida de de 8 a 14 (75%). Salto, Flores, Artigas, Durazno, Paysandú y Montevideo son los departamentos que redujeron esos cargos entre una administración y la otra.
La proliferación de cargos de confianza en los gobiernos departamentales tiene su correlato en el nivel de contrataciones directas. Mientras que esta vía de ingreso representa el 8,9% de las contrataciones del Estado, asciende a 56,2% en el caso de las intendencias y juntas departamentales.
Eso implica que casi el 60% de las 2.768 contrataciones por designación directa que tuvieron lugar en 2016 fueron en los gobiernos departamentales, que solo representan el 13,3% del total de funcionarios públicos.

Vínculos laborales o funcionarios públicos
Hay dos indicadores distintos para cuantificar el número de personas que trabajan para el Estado: los vínculos laborales y los funcionarios públicos. La primera categoría incluye a los becarios, pasantes, contratos laborales, contratos temporales, y contratos a término. Los funcionarios públicos, en tanto, incluyen los presupuestados, los docentes efectivos, interinos y suplentes, los contratos permanentes de función pública, los contratos policiales y militares y los provisariatos.

    Imprimir       Email