Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Locales  >  Articulo actual

Facultad de Arquitectura propone a la IDM que proteja el chalet Poseidón

Por:   /  4 febrero, 2018  /  Comentarios desactivados en Facultad de Arquitectura propone a la IDM que proteja el chalet Poseidón

    Imprimir       Email

 

 

Tras anunciarse a través del diario El País el riesgo de demolición que corre el chalet Poseidón, ubicado en la margen oeste de la Laguna del Diario, la Facultad de Arquitectura consideró oportuno hacer saber a la comuna el valor patrimonial de la morada diseñada por el arquitecto Samuel Flores Flores y pidió que se respetara su integridad.
En realidad, según el propio medio aludido, la casa de estudios ya había pedido la declaración patrimonial del inmueble en 2015, la primera vez que se colocaron carteles anunciando la construcción de un edificio en el lugar que ocupa la vivienda. Flores la había diseñado en los años setenta para la familia del empresario argentino Arnaldo Martinenghi, que la usaba cada verano durante sus vacaciones. La casa, de mil seiscientos metros cuadrados, tiene ocho dormitorios en suite, living, comedor, bar y piscina. En reiteradas oportunidades, Poseidón fue elegida por el entonces presidente argentino Carlos Saúl Menem para pasar sus días de descanso. Menem siempre llegaba acompañado por el empresario Mario Falak, la funcionaria María Julia Alsogaray y la vedette Graciela Alfano.
Se dice que el predio -de once mil metros cuadrados- y la casa fueron vendidos a unos 9 millones de dólares a empresarios que desean construir tres bloques de planta baja y tres pisos. Si bien la normativa vigente autoriza la construcción de edificios en altura en la zona, la Facultad de Arquitectura consideró que la noticia de la demolición “impacta directamente sobre el capital intelectual del Uruguay, su cultura arquitectónica, el patrimonio y la obra de un arquitecto brillante”.

Bienes de la nación
En 2015 el Instituto de Historia de la Arquitectura ya había señalado el valor de la obra. Por eso propuso su protección y la incluyó en un listado elevado a la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación dentro del marco del convenio para la “identificación y selección de exponentes de la arquitectura a ser incorporados en la lista de bienes patrimoniales”, firmado entre esa institución y la Facultad de la Udelar.
Por su calidad, los proyectos de Flores fueron presentados en la Bienal de Arquitectura de Venecia, en 2014, y se incluyeron en la exposición Latin America in Construction: Architecture 1955-1980 que realizó el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 2015. En esa muestra Uruguay tuvo una participación muy destacada.
“La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo asume su responsabilidad y solicita a la Intendencia de Maldonado la declaración de Poseidón como Bien de Interés Departamental y a la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación su declaración como Monumento Histórico Nacional”, destaca la carta a la que accedió El País.
Por otra parte, la Facultad destacó que en más de medio siglo de ejercicio profesional, Samuel Flores Flores logró construir una obra “sólida y consistente” y que “su estrategia proyectual puede entenderse como núcleo de resistencia frente a la masificación del primer balneario del sur continental. Su actividad se ha mantenido mayormente vinculada a la concreción de residencias unifamiliares de gran tamaño”, indicó.
“Sus casas expresan la convicción de que no hay comportamientos promedio, necesidades promedio ni familias tipo, y por lo tanto, el arquitecto no puede dar respuestas estándar. Sus obras afirman que los hombres deben vivir en casas hechas a medida, en contacto con el suelo y el entorno natural”, se indica en la nota comunicada por la Facultad.
Debido a su ubicación junto la Laguna del Diario, Poseidón es la residencia más conocida de las que proyectó Flores Flores. “Sin duda, la obra es inseparable de la imagen puntaesteña y es el más claro exponente de las ensimismadas casas blancas que el arquitecto realizó a partir de la década del sesenta. Es la casa de mayor tamaño y registra todos los recursos formales y espaciales empleados en un conjunto de obras que ya fueron demolidas. Cierra una serie caracterizada por muros espesos y aristas romas, ventanas a modo de nichos profundos, espacios introvertidos y claustros abiertos al cielo”, destacó la carta de la facultad.

    Imprimir       Email