Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Locales  >  Articulo actual

Otra oportunidad para el Poseidón: técnicos estudian cómo preservarlo

Por:   /  8 febrero, 2018  /  Comentarios desactivados en Otra oportunidad para el Poseidón: técnicos estudian cómo preservarlo

    Imprimir       Email

 

En cuestión de días o semanas, los responsables del proyecto edilicio a construirse en el predio que ocupa el chalet Poseidón, diseñado por Samuel Flores Flores, contestarán a la comuna de Maldonado si es posible realizar un diseño integral de construcción que permita preservar la vivienda. La novedad es resultado de un diálogo que la directora de Urbanismo de la comuna, arquitecta Soledad Laguarda, mantuvo este miércoles con Julio Plottier, representante nacional del proyecto “Laguna Poseidón” con el estudio argentino Mario Roberto Álvarez y Asociados.
Laguarda explicó días atrás que se había interesado por el asunto cuando trascendió en la prensa la alarma lanzada por la Facultad de Arquitectura ante la amenaza de demolición del chalet construido por Flores Flores. En esa oportunidad, la facultad invitó a la comuna de Maldonado a trabajar para evitar la desaparición de la vivienda declarándola “bien patrimonial”.
Poseidón es una edificación de 850 metros cuadrados ubicada en un predio de varias hectáreas que linda por el oeste con la Laguna del Diario y por el sur con la Ruta Interbalnearia.
Laguarda dijo que no había dialogado con los inversionistas, que son de origen argentino, sino con el estudio que realiza el trabajo técnico. “Le planteamos la posibilidad de mantener la casa, ‘Poseidón’, y de distribuir los metros cuadrados en una conformación de edificios diferentes. Ellos pensaban hacer tres edificios de apartamentos y (deberían ser) dos edificios de apartamentos. Como están en una etapa inicial del proyecto ejecutivo -la obra no está todavía licitada- están en condiciones de modificar el proyecto”, explicó. Así las cosas, “se llevaron la inquietud y nos van a proponer algo”, dijo la jerarca.

Conciliación
Laguarda comentó que aún manteniendo el chalet en pie, los inversores podrían hacer tres edificios de planta baja y tres pisos, de doce metros de altura. “El problema es que obviamente hay que conciliar el interés económico del inversor con el de la comunidad, que es mantener la casa, y ver qué es lo que se puede hacer”, indicó.
Por otra parte, la arquitecta recordó que el proyecto original data del año 2012, cuando la IDM le aprobó el proyecto de construir 17.500 metros cuadrados, “sin contar los 850 metros cuadrados de la casa”. “Hoy necesita tener ‘vendibles’ los mismos metros cuadrados con los que viabilizó la inversión”, aclaró.
“Lo que pasó ahora en noviembre fue que, como a fin de año vencía una ley nacional que promueve las inversiones superiores a 15 millones de dólares con exoneraciones tributarias, ellos pidieron la reválida del permiso para presentarse ante la Comap”, que depende del Ministerio de Economía y Finanzas.
La Comap es la “Comisión de Aplicación” de la Ley de Inversiones, la 16.906, que aprobó el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti en enero de 1998.
Laguarda celebró que su pedido llegó a tiempo, porque los arquitectos estaban apenas comenzando a realizar los primeros planos del proyecto edilicio.

    Imprimir       Email