Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Locales  >  Articulo actual

Proyecto para el hotel San Rafael incluye una torre de 300 metros

Por:   /  31 mayo, 2018  /  Comentarios desactivados en Proyecto para el hotel San Rafael incluye una torre de 300 metros

    Imprimir       Email

 

El empresario Giusseppe Cipriani y el arquitecto Rafael Viñoly lideran el grupo inversor que tiene como objetivo la reconstrucción del hotel San Rafael de Punta del Este para desarrollar en ese lugar el mayor complejo de lujo de América del Sur.
En las casi tres hectáreas de la manzana 815 de la parada 11 de la rambla Lorenzo Batlle Pacheco de la playa Brava se levantará el complejo “Casa Cipriani San Rafael”.
La propuesta incluye residencias de apartamentos, un spa de lujo, un casino privado y centro de convenciones. La inversión demandará, en principio, más de 300 millones de dólares, la construcción de unos 123 mil metros cuadrados y la reparación total del hotel San Rafael que volverá a exhibir su magnífico estilo Tudor.
El complejo tendrá 260 metros de altura con sus sesenta y seis pisos transformándose en el segundo más alto de América del Sur. Tendrá un estacionamiento bajo tierra para dos mil autos y de cien mil metros cuadrados de superficie.

Visiones
Cipriani, reside desde hace mas de veinte años en su casa “Gin Tonic” de La Barra es un enamorado del lugar, al que considera uno de los más hermosos y seguros del globo terráqueo. Cipriani cuenta a sus amigos que desde hace tiempo cada vez que pasaba frente al hotel San Rafael se le venía a la mente la posibilidad de recuperar en ese lugar el espíritu y el ánimo de divertirse existente en el Punta del Este de fines de los cuarenta y comienzos de los cincuenta.
La idea comenzó a tomar forma hasta que se encontró con el arquitecto compatriota Rafael Viñoly, reconocido en todo el mundo por sus icónicos diseños de construcción.
Cipriani encontró lo que denomina una fuerte conexión entre el espíritu fundacional del Hotel San Rafael, por el tipo de público que frecuentaba el lugar, con el ambiente del Harry’s Bar de Venencia, creado en los años treinta por su abuelo, inventor de algunos de los clásicos de la industria gastronómica mundial como el carpaccio y el trago Bellini. “El concepto fundacional del Harry’s Bar de Venecia fue un bar de un hotel para turistas afuera de un hotel. Que atendiera a la clientela de todos los hoteles venecianos”, explica Cipriani.
El empresario fue atrapado por la historia del San Rafael a tal extremo que investigó la historia del mismo repasando notas periodísticas y las coberturas gráficas de los acontecimientos sociales del Punta del Este en esos años. Las imágenes de los reconocidos artistas o de los líderes políticos como Ernesto “Che” Guevara cautivó a Cipriani.
“Este ícono es demasiado importante y simbólico para tener el presente de ruina que lo caracteriza. Estaría bueno poder reciclarlo”, reflexionó Cipriani otra vez que pasó frente al complejo.

Firma
El negocio se definió este verano cuando los accionistas de FOSARA Sociedad Anónima, propietaria del complejo, acordaron llevar adelante el correspondiente due dilligence (evaluación necesaria para la verificación de una información financiera o empresarial). Luego se acordó el pago de una suma no precisada pero que se cree fue de unos treinta y cinco millones de dólares.
Cipriani es una de las más poderosas marcas gastronómicas y de entretenimiento alrededor del mundo con establecimientos en Nueva York, Mónaco y otros lugares, incluido el mítico Harry’s Bar de Venecia, su primer negocio en el mundo que dio paso a un imperio liderado ahora por el nieto de su fundador. Sus clientes, asegura Cipriani, ahora tendrán a Punta del Este como un lugar de privilegio para divertirse en un hermoso y seguro lugar.

En la Junta
El proyecto fue presentado anoche durante una audiencia de la comisión de obras ampliada de la Junta Departamental de Maldonado. De la presentación, que corrió por parte de Rafael Viñoly participaron el intendente Enrique Antía y el presidente del legislativo departamental, Rodrigo Blás. La propuesta, para ser aprobada, debe contar con una mayoría especial de veintiún votos de los treinta y un ediles que conforman la Junta Departamental de Maldonado. La obra, por sus particulares parámetros, debe acogerse a la normativa especial dictada por el gobierno departamental para incentivar a la industria de la construcción.
Una vez terminado, será el segundo más alto de América del Sur detrás de la Gran Torre de Santiago de Chile (300 metros) y por encima del Alvear Tower de Buenos Aires (230 metros).

    Imprimir       Email