Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Locales  >  Articulo actual

Edil nacionalista defiende beneficios comunales a la construcción

Por:   /  4 junio, 2018  /  Comentarios desactivados en Edil nacionalista defiende beneficios comunales a la construcción

    Imprimir       Email

 

El edil nacionalista José Luis Sánchez valoró el pasado martes en la Junta Departamental los incentivos tributarios que se otorgan a los desarrolladores que desean emprender grandes construcciones y defendió además, las excepciones a la normativa edilicia impulsadas por el gobierno de su partido. Como se sabe, el gobierno nacional tiene en vigencia hasta fines de año una ley de inversiones que pretende fomentar los emprendimientos. En tanto, la IDM decidió no cobrar la tasa de terreno por mayor valor, exonerar el pago de varios tributos y conceder excepciones a la normativa de construcción.
“A veces los actores políticos de la oposición, con una interpretación subjetiva, con selección parcial de los datos, con solo una campana sonando a su favor, se alejan de la realidad e intentan crear una realidad virtual que se parece a una especie de operación política que no es lo que se ve en las calles de Maldonado”, reflexionó el curul.
“Se dice que la política en materia de incentivos a la construcción que impulsó el Gobierno del Partido Nacional fue cuestionada por ediles de la oposición. Esta ausencia de información omite nada más y nada menos que los apoyos del sector mayoritario del Frente Amplio en Maldonado a muchísimos de los grandes proyectos que hoy son una realidad en nuestro departamento. Por lo tanto, la decisión de impulsar la reactivación de este sector de la economía fue un acto complejo de gobierno legitimado por sus dos pilares: Ejecutivo y Legislativo”, precisó.

Lo inexistente
“Dicen que, debido a las exoneraciones tributarias y a la flexibilización de la normativa, Maldonado resigna más de U$S12.000.000 anuales. Esto es como decir que regalo lo que no tengo ni tuve o que sacrifico un porcentaje de nada. Seamos claros, nadie resigna aquello que no existe, porque sin incentivos no habría obras”; afirmó. “Ante esta situación, la responsabilidad política obliga a buscar consensos, procurar acuerdos y plantear soluciones a problemas reales”, agregó.
Stajano también historió lo realizado por la administración comunal en esta materia. “En octubre de 2015 la Intendencia le presentó a la Junta Departamental tres tipos de incentivos, la cual los aprobó: el primero fue la exoneración de las tasas de identificación de proyectos a obras nuevas y a ampliaciones hasta diciembre de 2018; el segundo fue la exoneración de la contribución inmobiliaria de las nuevas obras hasta julio de 2020 y, por último, en caso de que correspondiera, la exoneración de la totalidad del retorno por mayor valor en las obras comenzadas con anterioridad al 31 de diciembre de 2017 y del 50% en caso de que las obras comiencen antes del 31 de diciembre de 2018”, recordó.

Números reales
Por otra parte, el edil se refirió a los “números reales, de lo que queda como recursos tributarios genuinos para las arcas de Maldonado, de lo que significa el pago de la contribución inmobiliaria de grandes edificios como los que hoy se están construyendo.
Entre tres de las grandes torres de la Mansa existentes al día de hoy ‒inclusive más pequeñas que las que están comenzando a construirse‒ tributan anualmente $63.756.969; una de ellas, por ejemplo, de contribución inmobiliaria tributa $30.027.382 y otra $14.527.088”, destacó.
“Para entender la magnitud de esto debemos decir que toda la ciudad de Aiguá, por ejemplo, tributa $14.339.364, o sea, menos que la menor de las torres que acabo de nombrar”, indicó.
“Sigamos hablando de números registrados en la pasada administración del Frente Amplio en materia de retorno por mayor valor y que la actual administración salió a la búsqueda de su cobro, el que se perdió en la administración anterior. En los últimos años, 2013 y 2014, se generaron deudas por valor de $145.583.091 provenientes de convenios de pagos incumplidos, además $140.965.152 de retorno por mayor valor que debían pagar obras construidas por fuera de la normativa y que ni siquiera instrumentaron convenios de pago. Es decir que hay $286.548.243 de recursos de Maldonado que se resignaron y que además se generaron por excepciones a la normativa en la pasada Administración”, aseguró.
“En esta exposición se resume la doble moral de algunos que resignaron recursos reales y que, además, paradójicamente, se generaron por excepciones a la normativa que ahora critican cuando las hacen otros. Estos datos son más que elocuentes”, concluyó.

    Imprimir       Email