Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Locales  >  Articulo actual

Denuncian ruidos molestos de un gimnasio no muy lejos del centro de Maldonado

Por:   /  9 julio, 2018  /  Sin comentarios

    Imprimir       Email

 

El edil frenteamplista Washington Martínez, del sector de Cabildo 1813, aseguró el pasado martes en la Junta Departamental que un gimnasio ubicado en la avenida Aiguá casi 19 de abril está generando ruidos y otras molestias que los vecinos del lugar han denunciado sin éxito desde el pasado mes de febrero ante la IDM. Martínez visitó el lugar, “contiguo al edificio Santo Domingo” y dijo que “lo que está autorizado ‒aparentemente‒ es un galpón de zinc, de chapa común”. “Los vecinos están padeciendo, desde horas tempranas ‒desde las 7:00 de la mañana, con algunas alternancias‒ hasta altas horas de la noche la música de las diferentes danzas de moda” que se escuchan en el lugar, dijo el edil.
“Los vecinos realizaron varias denuncias y nos hicieron llegar un acta del 1º de marzo de 2018 que dice: ‘A la hora 15:15 se constata que los inspectores van primero al gimnasio, hablan con los titulares del mismo ‒quienes bajan el volumen de la música‒ y después pasan por el domicilio de los denunciantes’. Esto les llamó la atención y, como han hecho varias denuncias y todo sigue tal cual, pidieron contactarse con un edil, que evidentemente somos quienes nos preocupamos de que se lleven adelante los decretos que aquí se van tramitando”, dijo Martínez.
“¿Qué fue lo que sucedió? Hubo una seguidilla desde febrero. Los inspectores se presentaron en el lugar pero primero lo hicieron ante el propietario del lugar; evidentemente bajaron la música, luego se presentaron ante los vecinos. Ese fue uno de los casos. En otra fecha se indica que el inspector registró en el dormitorio contiguo 45,1 decibeles, en el comedor 54 decibeles, y en uno que está más cerca 60 decibeles; inclusive concurrí a la noche para verificarlo y, realmente, es como tener la música adentro de la casa. No hay más de 2,0 metros de separación entre todas las habitaciones y lo que es este galpón y son catorce propietarios”, señaló.

Malas condiciones
Martínez dijo que las denuncias por ruidos molestos han continuado desde que se abrió el gimnasio. Últimamente hubo una denuncia registrada el 20 de junio y otra al día siguiente “En una contestación se dice que ‘la amable telefonista que recibió la denuncia manifestó su asombro por el volumen de la música, por lo que dijo que enseguida mandaba a los inspectores’”, dijo el legislador.
“Se presentaron en todas las instancias y siempre realizando el mismo paso: primero paran la camioneta, hablan con el propietario y, luego de bajar la música, esperan un momento y nuevamente vuelven a subir el volumen. Los vecinos se preguntan cómo fue habilitado en esa zona un gimnasio. Inclusive me explicaron que ese galpón no cumplía con los requisitos. En el reglamento de centros orientados a la práctica de acondicionamiento físico, aeróbicos, artes marciales, yoga ‒que es lo que se lleva a cabo en ese lugar‒…, en la Resolución Nº 10469/2011 y reglamentaciones concordantes, dice: ‘Pensamos que sería necesario constatar si el titular o responsable legal ha incorporado a un responsable técnico’. Además dice que se tiene la presunción de que los certificados requeridos para su funcionamiento no fueron tramitados con la antelación previa, que el galpón no reúne las condiciones exigidas en el reglamento de centros orientados como lo exige la reglamentación, a efectos de confinar o atenuar el volumen de la música que difunden durante el horario en que realizan la actividad gimnástica. Acá debemos resaltar el hecho de que el galpón está construido totalmente con chapas de zinc, por lo que es imposible que en las actuales condiciones se confine o se atenúe la generación de ruidos molestos. Por ello es que mencionamos que en el edificio hay propietarios e inquilinos que trabajan en horario nocturno. Es decir, reitero, yo fui tarde a verificar, inclusive ahora no pasé imágenes pero hay videos con audios y, la verdad, es insoportable estar allí y que alguien pueda descansar. Esa es la preocupación”, dijo Martínez.

Jerarca y gimnasta
“Pero ¿cuál es el tema aquí? ¿Por qué me preocupé más y no solo de presentarlo?”, agregó le curul. “En una reunión que tuvieron los vecinos con el propietario del gimnasio le pidieron que por favor atenuara o acondicionara el local, pero él les respondió que no le importaban las multas y que allí no tenía problemas porque asistía un jerarca de la Intendencia. Así nomás, con cinco testigos lo dice. No sé quién es ni me interesa el jerarca, el tema es que nosotros aquí creamos los decretos y son para cumplirlos. Por lo tanto, lo que vamos a pedir es que se lleve a cabo el análisis completo, ver cómo fue autorizado este tipo…, porque no es el único; hay otro gimnasio por la zona del Hospital que se encuentra en las mismas condiciones, es decir, la pared del vecino viene a ser la pared del gimnasio y están hasta altas horas de la noche con el equipamiento que tienen; evidentemente, cuando bajan las pesas, se escucha desde el dormitorio de las otras personas”, indicó.
Entre otras cosas, finalmente, el edil sostuvo que “lo que los vecinos están pidiendo es que vean si está autorizado y cómo fue autorizado (un gimnasio) en plena zona de viviendas, porque es así: no hay más de 2 metros de lo que es el perfil del galpón, que si uno lo mira inclusive ‒porque también lo averiguaron‒ no estaría cumpliendo con las condiciones para la habilitación de Bomberos, no cumpliría con las exigencias que se piden para los baños”. Martínez pidió que sus palabras fueran enviadas a la Dirección de Higiene “y se le dé pronta solución al tema”.

    Imprimir       Email

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *