Cargando...
Usted está acá:  Inicio  >  Locales  >  Articulo actual

SOCOBIOMA busca voluntarios

Por:   /  8 enero, 2019  /  Sin comentarios

    Imprimir       Email

La organización Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad y el Medio Ambiente (SOCOBIOMA) busca nuevos voluntarios. Ayer martes se realizó una charla informativa en la Sala de Conferencias del Campus. No existe un límite de vacantes y todos aquellos interesados que se anoten podrán participar de las actividades, después de firmar una declaratoria de voluntario. Aquellas personas interesadas en brindar su ayuda, que sean menores de edad, deberán presentarse junto a sus padres para que estos firmen una autorización de voluntariado. La edad mínima para participar de este trabajo comunitario es 14 años.
SOCOBIOMA nació en Maldonado hace 16 años, con el objetivo de ayudar a los animales que salían en la costa y animales silvestres. La organización también realiza tareas de concientización de cuidado del ambiente, de la flora y la fauna silvestre.
Lourdes Casas, médico veterinario, integrante y parte del grupo fundador de SOCOBIOMA, conversó con Correo de Punta del Este sobre los nuevos desafíos que enfrenta la organización.

  • ¿Por qué SOCOBIOMA necesita nuevos voluntarios?
  • Contamos con un equipo de 10 voluntarios, algunos rescatan animales, otros realizan charlas y talleres en escuelas y un pequeño grupo está dedicado al cuidado directo de los animales que están afectados. Este llamado para nuevos voluntarios se hace para lograr armar una red de personas que ayuden en el cuidado y el rescate de animales que aparecen, principalmente en la zona costera, durante el verano. Pero todos aquellos voluntarios que quieran seguir ayudando permanentemente durante el año también pueden hacerlo.
  • ¿Cuál sería la tarea de los voluntarios?
    -El verano es una época muy crítica para los lobos marinos, porque suelen salir a descansar y los turistas, por falta de información, los acosan, los mojan o los devuelven al mar. Es por eso que creemos que es fundamental contar con una buena cantidad de voluntarios que puedan hacer guardias en la playa, turnándose para protegerlos y cuidarlos de que los turistas no los agredan. Tenemos pensado armar grupos de guardia para cada día de la semana y en base a eso organizar mejor el funcionamiento del voluntariado. Según la zona donde vivan los voluntarios es donde me parece mejor que desempeñen las actividades. Vamos a realizar un pequeño taller de capacitación para todos los que se anoten. La capacitación va a ser específicamente sobre lobos marinos y seguramente dure dos horas, aproximadamente.
    Todos los veranos vemos en las plataformas del puerto de Punta del Este lobos marinos de diferentes tamaños, que salen a tomar el sol y disfrutar el calor como un turista más. Según Casas, los lobos salen a descansar fuera del agua después de las tormentas, y a veces salen heridos, por las peleas territoriales, que mantienen con otros lobos machos. Cuando reposan fuera del agua es indispensable dejarlos tranquilos, darles espacio, no mojarlos, no alimentarlos, ni devolverlos al mar y alejar a los perros. “Hay que evitar sacarse fotos con ellos y dejar que los niños los toquen” informó Casas, “el voluntario que vaya a vigilar, va a cuidar el bienestar del lobo y de las personas que veranean, porque muchas veces terminan ahogando a los lobos o corren riesgo de ser mordidos”.
    En SOCOBIOMA también se atienden otros animales que se ven afectados con la llegada de los turistas, como son las aves que se intoxican, por la proliferación de una toxina bacteriana generada por el clostridium botulinum, una bacteria que crece en la ausencia del oxígeno. Esa bacteria hace que se generen parálisis y las aves no puedan volar. En las costas también aparecen pingüinos juveniles que, en plena migración, necesitan ayuda.
    “Los casos de rescate aumentan en verano porque hay más gente recorriendo las playas o los montes. Mayor población humana, mayor daño ambiental y animal” declaró la médica.

Casas dijo que en SOCOBIOMA también se cuidan animales de monte y otras especies, como un guazuvirá que rescataron la semana pasada, un gavilán que hace poco liberaron, muchas comadrejas y varias aves de monte que llegan a la organización con lesiones en las alas.
Actualmente, en la organización residen dos manos peladas cachorros, que ingresaron porque el perro de un cazador mató a su madre; un zorro bebé que ingresó por la misma causa; un carancho con un ala fracturada; cinco comadrejas; tres pingüinos y una lora verde que se encuentra en recuperación después de haber caído de un árbol en una tormenta.
“Nosotros notamos que la mayoría de los casos que ingresan se deben a acciones humanas. La mayoría son por envenenamientos, o porque han matado a las madres, o han puesto trampas, o los han atropellado, o se han intoxicado a causa de contaminaciones ambientales” contó Casas y agregó “son pocos los casos que se deben a acciones naturales”.
En la organización se presentan tres situaciones con los diferentes animales. Puede que se solicite el rescate de un animal que apareció en un lugar inadecuado y corre riesgo o implica riesgo para los humanos, por ejemplo comadrejas que se meten en las casas, esos animales se rescatan y se devuelven a su hábitat. Hay animales que presentan algún daño, herida o infección, que son curados y una vez que están listos son liberados; y hay animales que, a causa del accidente que sufrieron, no pueden ser liberados, por ejemplo una fractura que hizo que perdieran el ala, en ese caso los animales residen en el predio.

El predio SOCOBIOMA
Durante varios años la organización funcionó en instalaciones del Parque El Jagüel, según contó Casas, dejaron ese lugar después de tener “muchas presiones por parte de la Intendencia”. Por cinco años SOCOBIOMA paró sus actividades, y las retomó el año pasado cuando una persona prestó un predio donde cuidar a los animales.

  • ¿En qué condiciones se encuentra el predio donde trabajan actualmente?
  • Actualmente estamos tratando de mejorar ese lugar para llegar a recibir lobos marinos, que es la carencia que tenemos porque no podemos brindar el servicio sin instalar la piscina. Tenemos todo, pero no encontramos a la persona adecuada que pueda instalarla. La necesitamos porque de esa manera los pingüinos pueden ensayarse en la natación para poder ser liberados.
    Nuestro objetivo es ser independientes y en algún momento contar con el dinero suficiente para comprar ese terreno u otro donde poder crear realmente un centro de fauna que no solo se dedique a la rehabilitación de fauna silvestre, sino que sea un lugar que nuclee a personas interesadas en la conservación de la biodiversidad y el ambiente.
    Estamos empezando de nuevo, porque al cerrar SOCOBIOMA en la etapa anterior regalamos todo, heladeras, freezer y máquinas y ahora estamos tratando de rearmarnos.
    -¿Cómo se financia SOCOBIOMA?
    -Al nosotros cerrar SOCOBIOMA en El Jagüel no contamos con ayuda de nadie, ni de la Intendencia ni de nadie en particular. Nos financiamos con la venta de merchandising, como tazas, bolsas o pins y aportes puntuales de socios colaboradores, que mes a mes hacen sus contribuciones a través de OCA o VISA. Las personas pueden donar a través del débito automático de estas tarjetas y decidir con lo que quieren ayudar mes a mes. Para eso nos mandan un mensaje al 092 727 317 y nos ponemos en contacto para tomarles los datos.
    Los fondos siempre van dirigidos a la alimentación de los animales, medicación y mejora de la estructura. La idea es que seamos un grupo independiente, porque además del cuidado, realizamos denuncias ambientales y no podemos depender de ningún grupo político ni organización gubernamental.
    -¿El predio se puede visitar?
    -No tenemos resuelta la parte de la visita al predio porque puntualmente vamos a darles de comer a los animales, los asistimos y luego nos retiramos. No tenemos una persona paga para que esté todo el tiempo con ellos, y los que están en cuidados intensivos los tenemos internados en la veterinaria. Por ahora, mientras no contemos con una persona que esté todo el tiempo, el predio no podrá ser visitado. Tenemos que avanzar un poco más en la organización y estructura para llegar a habilitar las visitas. Esta parte es una pena y nos limita un montón avanzar, porque parte del trabajo es que la gente vea el impacto que directamente los humanos estamos causando todos los días en los animales.
    -¿De qué otras formas se puede colaborar?
    -Se puede ayudar con la alimentación, los pingüinos comen pejerrey y ahora es un problema porque no estamos pudiendo conseguir. Cada pingüino come 1 kilo de pejerrey por día. Se puede ayudar con la alimentación de las aves rapaces o de presa, que comen menudos, pollo o carne. Se puede colaborar con leche deslactosada, que es lo que toman los mano pelada y los zorros, que actualmente tenemos en recuperación hasta que crezcan. También huevos y frutas, todo eso es una ayuda importante. Otra forma de colaborar es con el transporte desde y hacia Montevideo, de las jaulas de transporte donde viajan animales que necesitan ayuda.
    En la vida diaria todos podemos ayudar un montón al medio ambiente y a un ser vivo, sin importar la especie. Todos podemos colaborar, desde ayudar a un vecino o un amigo, decidir comprar una planta nativa en vez de una exótica, comprarle a un artesano, elegir comprar cosas en vidrio en el supermercado y usar menos bolsas. Nosotros mismos tenemos tantas acciones que benefician a otros que sin dudas está en cada uno el cambio.
    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *