La abogada del prófugo italiano Rocco Morabito, dijo a FM GENTE que la tomó “por sorpresa” la fuga de su cliente de la ex Cárcel Central, porque “nunca había manifestado” la intención de huir. “Creo que habrá aprovechado alguna oportunidad y sucedió. Pero no creo que fuera algo que estuviera pensando”, agregó la profesional en una entrevista que dio este miércoles a FM Gente.
Dijo que había estado con él “hace unos 10 días. Pero mi colega que trabaja también en el asunto, había estado con él el viernes. Y nada hizo pensar esta situación. Sí, obviamente, conocíamos la desesperanza, la desesperación que tenía Morabito en función de las irregularidades que yo he estado manifestando que existían en el proceso. Tal vez eso desencadenó la fuga”, indicó.
La abogada señaló que “la principal y la más grave” de estas presuntas irregularidades es que Morabito “fue condenado en Italia en rebeldía. Y nuestra Constitución, en el artículo 21, establece la prohibición del juicio criminal en rebeldía. Eso significa que acá no se puede hacer, pero también que hay que desconocer un juicio de esas características. Porque es una situación de total indefensión. Uruguay es muy defensor de los derechos humanos, del debido proceso. Y en todo caso tiene que garantizarlos”, estimó.
“Él entendió que así sucedería, pero a lo largo de este proceso vio que no. La rebeldía implicaba que, en el peor de los casos, sucediera lo que pidió la Fiscalía… El fiscal interviniente, que es el Dr. Luis Pacheco, dijo que esa extradición se tenía que dar condicionada a que fuera juzgado nuevamente en Italia”, indicó.
“Y sin embargo, el fallo en primera y segunda instancia otorgaba esa extradición en forma simple, no supeditada a ese nuevo juzgamiento. Ese nuevo juzgamiento implica que Rocco Morabito pueda ser juzgado o absuelto. Cabiendo la posibilidad de una absolución, y teniendo presentes nuestros principios de inocencia, no podemos más que pensar que Morabito se presume hoy una persona inocente. Se tenían que haber garantizado sus derechos”, destacó.

Más allá
Díaz aseguró que la prisión “fue más allá de lo que establece la norma”, porque el acusado no podía estar “en arresto administrativo más allá de los 120 días”. De permanecer recluido más tiempo hubiera debido pasar a prisión domiciliaria.
“En este caso de los 120 días, la Fiscalía también estuvo de acuerdo. El artículo es claro y sin embargo no fue aplicado. La Justicia entendió aplicable al caso de sentencias extranjeras, jurisprudencia extranjera, por analogía, cuando tenemos una norma clara”, agregó.
A esta situación, se suma lo que parece ser “una caza contra él por parte de Italia. Así lo dijo el vicepresidente italiano, que lo iban a seguir cazando”. Indicó que también consta en el expediente que Morabito solicitó, cuando lo detuvieron, “que mandaran su documentación para que pudiera comprobar que no se trataba de la misma persona. Y la embajada no le prestó el auxilio, cuando era una obligación hacerlo”.
“Y sólo comento algunas irregularidades del proceso”, sostuvo. Consideró que podría “ser una opción” que se esté cediendo a presiones de Italia. “Él siempre tuvo temor y me dijo: Italia tiene mucho poder, las personas que están atrás de esto tienen mucho poder: el apellido Morabito va a ser buscado siempre’. Yo pensaba que no era así, que estando preso tenía esos sentimientos lógicos de persecución. Pero ahora, ante estas declaraciones, me cabe la duda”, dijo la abogada.
“Incluso el embajador dijo que lo quieren aprehender porque es una figura emblemática. Vendría a ser como una medalla, como un símbolo del poder”, añadió.
Asimismo, aseguró que “la casación estaba presentada y la Suprema Corte todavía no se había expedido. Yo confiaba que, ante la Suprema Corte, saltaran estas irregularidades, se hiciera justicia, se dispusiera el cese del arresto. O la extradición en forma condicionada, como ha sucedido en otros casos similares tramitados por la justicia italiana”.
“En esos casos, ante el juzgamiento en rebeldía, se ha otorgado la extradición en forma condicionada. Y si no se cumple, se ha solicitado la devolución de la persona. Hay un caso antiguo en el que se devolvió a la persona. Es un precepto constitucional que está siendo desconocido”, precisó.
Díaz también dijo que hace más de 30 años que Morabito no estaba en Italia y que esos “delitos” de los que se le acusa fueron cometidos con anterioridad. “Y si se entiende que prescribió para nuestro ordenamiento, así se tiene que disponer y no se tiene que entregar a la persona”, explicó.

Nuevo delito
Díaz dijo que, al fugarse, el italiano “ya cometió un nuevo delito en el país y en el día de mañana, en todo caso, tendrá que ser juzgado por esta nueva causa”. Y si es atrapado en otro país, deberá iniciarse otro proceso de extradición. También aclaró que no ha tenido “ninguna comunicación” con él.
La abogada manifestó preocupación por la situación de la hija de Morabito, que reside en Maldonado, porque se expuso su partida de nacimiento. “Y si bien las partidas son públicas, tenemos la responsabilidad de salvaguardar la imagen de un menor de edad. Y las emociones… Para ella es una situación muy fea. Tiene 17 años, Va a un colegio acá. Tiene una calificación intachable, es abanderada… Y se le vincula diciendo que lo atraparon cuando la fue a inscribir en una escuela y eso no es verdad”, aclaró.

Contenido publicitario