CARCEL4

Hubiera podido ser un drama pero fue cortado a tiempo gracias a la actitud de tres personas privadas de libertad. Los reclusos advirtieron a la guardia y en horas de la noche del viernes se dispuso una revisación general. Allí aparecieron armas de fuego, armas blancas de elaboración artesanal, un revólver y hasta veneno, que según parece, alguien pensaba usar contra los efectivos. Aún se ignora cómo entraron las armas de fuego al establecimiento de Las Rosas. En tanto, trascendió que quien pensaba organizar el motín era un sujeto peligroso que ya fue trasladado a otro penal.

Adolfo Lucas, un dirigente del sindicato policial de Maldonado, dio cuenta del caso a FM Gente y comentó que la cárcel no tiene actualmente la cantidad suficiente de personal de guardia para atender a la crecida población carcelaria.

“Ayer (viernes) fuimos informados, en horas de la tarde, que había tres reclusos que querían hablar con las autoridades del penal. Y la información que se tuvo es que estos mismos reclusos avisan que en la noche se podría estar realizando un motín”, dijo Lucas a la emisora. Esos mismos reclusos informaron que los amotinados tendrían “una pinza, un arma y veneno, que iba a ser utilizado en la comida de los funcionarios para así poder tomar la guardia”.
Lucas señaló que las autoridades fueron a verificar “si era cierta esa información” que habían aportado los reclusos. “Y se incautó un arma calibre 22… Se incautó un producto que posiblemente sea veneno, una cantidad de ‘cortes’ y una pinza”, explicó. “Estos mismos reclusos manifiestan que había más armas”, añadió.

Los perros
El dirigente gremial explicó que “hay un recluso que ahora fue trasladado de Las Rosas, que le decían ‘El Papo’, que tenía intenciones de tomar la cárcel. Pero alertados por estos otros reclusos, la policía pudo trasladarlo a este preso de alta peligrosidad. Pero quedaron dos, que ellos llaman ‘los perros’ del famoso ‘Papo’. Pero no se saben los nombres y están ahí”, señaló.
También dijo que sobre la medianoche del viernes tuvo que ir a Las Rosas “porque había un llavero para seis sectores, hasta que el comandante de la guardia subió y quedaron entonces dos. Había una policía en el sector de mujeres, el oficial de guardia y el chofer. Había seis personas para todo el establecimiento carcelario”, afirmó. Entonces se consideró que no estaban dadas las garantías suficientes para el personal, por lo que se hizo presente el nuevo director.
“Todos admiten que falta personal, pero no estaban las garantías, porque si un recluso se cortaba o pasaba algo, y se abría (el sector del superior, donde está el celdario) quizás se daba el pretexto que estaban buscando para poder dejar sin efectivos a la cárcel departamental. Se hicieron recorridas por parte de los oficiales y alrededor de las 4 de la madrugada nos vinimos”, indicó. “La verdad es que es que está complicada la situación por la falta de personal. Sabemos que hubo una reunión entre el director del Instituto Nacional de Rehabilitación y el jefe de Policía de Maldonado, pero no sabemos en qué quedó. Hoy, representantes del sindicato vuelven a reunirse en Montevideo con el director nacional”, anunció.

Se busca
“A las 2 de la mañana lo pusieron al tanto de la situación y se está buscando una solución, según nos dijeron. Quizás algún llavero del Comcar que se quiere venir para Maldonado pueda llegar a Las Rosas. Y esperar unos 15 o 20 policías que hagan la Escuela. En eso están el director nacional y el departamental. Vimos con buenos ojos la respuesta. Ojalá se pueda resolver hoy y tomar algunas medidas para tener un poco de aire para la cárcel departamental”, subrayó.
El sindicalista dijo que al día de hoy hay unos 800 presos en Las Rosas. Desde el Instituto Nacional de Rehabilitación se informó que pronto asumirá como director del penal el subcomisario Josúa Fernández.

Hay 300 presos más que hace cinco años

A mediados del año 2011, con considerable satisfacción, el Ministerio del Interior inauguró uno de los dos nuevos módulos que se había previsto construir para terminar con el hacinamiento en Las Rosas. Para esas fechas el edificio construido en los años 80 tenía 507 reclusos que vivían en pésimas condiciones en un lugar pensado para menos de 300 personas

El módulo inaugurado en julio de 2001 aportó 272 nuevas plazas al penal y meses después, en febrero de 2012, se inauguró otra construcción similar con la misma capacidad locativa. El misterio planeaba apuntar decididamente a trabajar en la rehabilitación de los reclusos y separar a quienes tenían sentencia de quienes aún la esperaban. Sin embargo, las 544 plazas disponibles no tardaron en llenarse completamente. Al cabo de cinco años y un mes hay otras 300 personas alojadas en el penal.

Contenido publicitario