CHORRO (Copiar)Tres delitos de entidad fueron denunciados en la noche del pasado viernes en Maldonado. Las víctimas fueron un taxista, un repartidor y un comerciante, que se las tuvieron que ver con delincuentes armados, un fenómeno que se está volviendo harto común en las últimas semanas. Todos los hechos se registraron en un período de cuatro horas, entre las 8 y las 12 de la noche.

El primero de los casos tuvo lugar hacia las 20:10. Un desconocido ingresó a un comercio sito en la intersección de las calles Sarandí y Francisco Aguilar, amenazó con un arma de fuego al dependiente, sustrajo una billetera y la suma de $ 1.500 y luego se retiró del lugar.

Una vez comunicado el hecho a la red policial, dos efectivos de Seccional Primera que realizaban patrullaje preventivo en las inmediaciones de Continuación Garzón avistaron a dos sujetos a bordo de una moto y advirtieron que el acompañante era un delincuente conocido en la zona. En forma inmediata comenzaron su persecución a través de los Barrios San Francisco y La Sonrisa en dirección al Cerro Pelado, donde finalmente llegaron. El acompañante descendió rápidamente de la moto e ingresó a su domicilio, mientras que el otro continuó huyendo hasta que cayó en manos de personal de la Brigada de Hurtos de Seccional Primera.
Los efectivos dialogaron con el hombre que se había escondido en su casa, que decidió entregarse. Ambos pasaron a manos de la justicia después de que se les indagara por otros delitos similares ocurridos en los últimos tiempos.

Amenazas

El siguiente robo se produjo poco después de las once de la noche en perjuicio de un repartidor de pizzas a domicilio que había llevado un pedido a Maldonado Nuevo. Un individuo que empuñaba un arma de fuego lo interceptó, lo amenazó y le pidió el dinero, pero el repartidor salió huyendo y evitó el atraco. La Policía tiene firmes sospechas de la identidad del ladrón, un sujeto de iniciales A.F.G., al que espera atrapar.
Mientras tanto, a la hora 23:30, un taxista fue víctima de un asalto en el barrio San Martín. Amenazado con un arma, el trabajador debió entregar unos 3.000 pesos que llevaba consigo. La Policía recuperó el arma que usó el rapiñero y ahora está tras sus pasos.

Menores

La Policía también pudo aclarar otro delito registrado el pasado jueves en horas de la noche en Punta del Este. En principio, personal de Seccional Décima fue notificado de que en la calle 20 había dos individuos que intentaban romper el vidrio de un vehículo. Efectivos de la Unidad concurrieron al lugar y lograron interceptar a dos sujetos mayores de edad que portaban consigo un objeto de plástico de color negro perteneciente al vehículo al que habían intentado forzar.
En las primeras averiguaciones en la comisaría, los detenidos expresaron que habían sustraído el objeto a otros dos individuos menores de edad, que más tarde se presentaron en la Seccional Policial.
En tanto, el damnificado se presentó a radicar la denuncia de hurto de un plástico lateral de su vehículo, un Citroën C4. Los menores admitieron la autoría del hecho.
Una vez sometidos a la Justicia Competente, el Sr. Juez Letrado en lo Penal de Segundo Turno de Maldonado dictó el procesamiento sin prisión de C.R. por la comisión de un delito de Receptación. A lo menores les inició sendos procedimiento como menores infractores y les ordenó guardar arresto domiciliario nocturno por un lapso de 60 días.

Contenido publicitario