Acuerdo entre Corporación Gastronómica e IDM para elaborar viandas quedó en la nada

Existe gran desazón entre los directivos de la gremial, que no han tenido más novedades de la administración municipal

La propuesta de elaborar viandas en los establecimientos asociados a la Corporación Gastronómica parece ser historia y todo indica que la iniciativa naufragará sin más trámite. Según el acuerdo alcanzado a fines de marzo entre el gobierno comunal y la gremial, las viandas serían elaboradas por varios restaurantes de la zona, y luego distribuidas entre los afectados por la actual crisis sanitaria y económica.
Ahora trascendió que existe gran desazón entre los directivos de la Corporación, que no han tenido más novedades de la administración municipal, lo que a su juicio suena como el fin de la historia.
A fines de marzo pasado, el empresario Gastón Figún, titular de la Corporación Gastronómica, anunciaba que se había llegado a un acuerdo con la Intendencia de Maldonado para elaborar viandas que serían distribuidas entre la población de escasos recursos.
La propuesta había nacido a partir de una convocatoria del intendente Jesús Bentancur a los directivos de la misma, en un encuentro que se concretó en el quinto piso del edificio comunal.
El propio Figún relató que, a partir del acuerdo, un grupo de empresarios se puso manos a la obra para llevar a cabo la iniciativa. Los restaurantes del departamento cerraron por la falta de público y “aunque la elaboración de viandas” no era su especialidad, la idea era muy buena y de recibo para los empresarios.

Los detalles
“En principio es por el coronavirus, pero automáticamente hay una emergencia alimentaria y hay que ponerle el pecho”, sostuvo en declaraciones formuladas a fines de marzo pasado a la emisora Fm Gente. El precio de cada vianda sería de 100 pesos más IVA. “Tenemos algunos detalles a pulir, como la logística, el tipo de menú. Y tuvimos la sorpresa que se han interesado bastantes socios (…) Le dimos prioridad a los restaurantes que tienen un staff que no pudieron mandar al seguro de paro, aunque tienen las puertas cerradas”, sostuvo Figún.
“Esto sirve para que la gente esté ocupada, que se sienta útil. Y sirve para que pongamos un granito de arroz en todo esto y que mostremos nuestra solidaridad frente a lo que está pasando. Sabemos que la gente que va a recibir las viandas no son habitués de nuestros restaurantes, pero queremos colaborar”, agregó.
Empero, el tiempo pasó y luego de ese encuentro no se registraron más contactos con la administración municipal por esta propuesta y ni siquiera fueron respondidos los llamados a los celulares de los jerarcas comunales lo que provocó un gran malestar entre los empresarios.

Contenido publicitario