Municipio2

 

A juicio del edil frentista Daniel Ancheta, la alcaldesa nacionalista de Maldonado, Dina Fernández Chávez, actúa de una manera vehemente e inconsulta que termina por cerrar los puentes que las autoridades departamentales prometieron tender. El edil estimó que la alcaldesa ya mostró su característico carácter “avasallante” por el que, a su juicio, ha tomado decisiones erróneas que afectaron al vecindario.

“Si tuviéramos que titular esta intervención que nos ha permitido nuestra fuerza política tendríamos que titularla ‘Tender puentes’”, señaló. “En distintas instancias recientes con motivo del cambio de gobierno a nivel departamental, hemos escuchado expresiones en ese sentido, de las que destacamos la del propio señor intendente y del secretario general. Hasta ahora no ha sido más que una frase hecha; cuando en cualquier ámbito se hacen manifestaciones como esa es fundamental sostenerlas en el accionar”, indicó. Ancheta comentó que “a pocos días del comienzo de una nueva administración departamental resulta que la alcaldesa titular del municipio con mayor número de habitantes del departamento, la alcaldesa de la capital de este departamento, integrante del mismo partido que el señor intendente y electa en su línea, y con esa impronta personal avasallante, inconsulta, pensando más en la espectacularidad y el protagonismo personal que en los vecinos adopta tres decisiones equivocadas”. Esas decisiones eran “sensibles para mucha gente como lo fue iniciar obras en la ex estación de AFE mientras funcionaban allí aulas comunitarias, el cambio de la Periferia, y el cambio de lugar de los feriantes de Cerro Pelado”, sentenció.

Fuerza pública

El edil dijo que “en una de estas intervenciones tuvo que intervenir la fuerza policial para poner coto a lo que allí se estaba llevando a cabo. Y nosotros nos preguntamos: ¿Había necesidad de hacerlo?. Pero tan lamentable como eso es que antes de tomar la decisión debió intercambiar ideas con los protagonistas, considerar los puntos de vista de quienes en definitiva tienen como medio de vida esa actividad”, señaló. “De inmediato en esta junta, de forma correcta, se levantaron voces señalando lo equivocado, tanto de las decisiones, como de los procedimientos, recogiendo la inquietud de vecinos y como observadores corresponsables del gobierno departamental, y en el marco de las potestades que le otorgan a los ediles la Constitución, las leyes, normativas vigentes”, agregó. Ancheta también afirmó que Fernández Chávez “salió en las redes sociales y en algunos medios de prensa descalificando a un compañero edil como protagonista en lo personal de conductas violentas, cosa absolutamente falsa”. En este sentido, dijo que “una jerarca como ella debía estar a la altura del cargo que la ciudadanía le otorgó; pero claro, es más fácil descalificar a quien la critica antes que admitir que había sido la responsable, no de una, sino de tres, y perdonen la expresión, torpezas. Este estilo, muy lejos de tender puentes, como lo señalamos al principio, literalmente los destruye”, indicó.

Nunca visto

El edil opositor añadió que “la cosa no quedó así. Cuando en el ámbito institucional que corresponde el edil agraviado en sus fueros hizo el planteo correspondiente, ya no la alcaldesa, sino el Partido Nacional pretendiendo defenderla minimizando lo ocurrido, se retira de sala, presidente incluido, dejando sin número y forzando a que fuera una funcionaria de esta Junta Departamental que diera por terminada la sesión”, destacó. “En mi larga estadía en esta Junta Departamental nunca había visto una estampida de esta magnitud. Como legislador departamental sentí vergüenza ajena, porque se tenía que haber quedado el presidente que en ese momento ejercía y votar en contra de la reconsideración”. Ancheta narró luego que “como la verdad siempre sale a la luz, en pocos días la enérgica alcaldesa tuvo que reunirse con los vecinos y demás partes protagonistas afectadas por sus medidas, para como se dice a nivel popular, poner la marcha atrás. Quizá en su corta y novel carrera como sindicalista, que data desde 2005, ni su formación jurídica, han resultado suficientes para atemperar su estilo, para hacerla reflexionar de cuál es su rol institucional en estos momentos. No es necesario atropellar a quienes la critican, y mucho menos obligar a su partido a estas estampidas tan particulares como la que hemos señalado”, indicó. “Nosotros, como fuerza política importante que tiene su representación en esta Junta Departamental, vamos a seguir actuando en búsqueda de satisfacer las necesidades de los vecinos y el desarrollo del departamento. Vamos a criticar cuando entendamos que corresponde, vamos a aportar iniciativas, criterios y soluciones con la mejor intención, pero sin ocuparnos de la vida personal de las personas. Tenemos responsabilidades políticas frente a los vecinos del departamento y es suficiente movernos en el plano formal que establecen las normas para nuestra investidura”, señaló. “Nos gustaría que en el accionar del Partido Nacional, y particularmente de sus máximas jerarquías, que eso de tender puentes sea una realidad por el bien común, aunque a tan pocos días la alcaldesa se ha encargado de canalizar su personalismo con una metodología que realmente nos genera vergüenza ajena”.

Contenido publicitario