PATRULLAS

 

Un joven imberbe que había ingresado a robar a una finca de Piriápolis terminó baleado y detenido por su víctima que había tomado la precaución de armarse para casos de emergencia. El hecho se produjo en la madrugada de anteayer en la esquina de las calles Pedro Visca y número 2 de Punta Fría.

El hombre dio aviso a la Policía que, de inmediato, concurrió al lugar y llevó al menor de edad a un centro de asistencia médica. El muchacho, que estaba herido a la altura del abdomen, tenía solo 13 años.

Junto a otros adolescentes, el joven había ingresado a la casa con el fin de perpetrar un hurto. Tomaron varios implementos de higiene, pero el propietario escuchó sus ruidos y salió a espantarlos. En ese trance tomó una escopeta y realizó dos disparos.

Los otros adolescentes que participaron del hecho también fueron detenidos e indagados en presencia de su mayor responsable. El adolescente herido se encuentra en Montevideo fuera de peligro; una vez dado de alta también será indagado sobre los hechos.

Por otra pare, la Jefatura informó que el juez en lo penal de 10º Turno dispuso el procesamiento con prisión de Leonardo Gastón Latorre Cherma, poseedor de antecedentes penales, por la presunta comisión de seis delitos de Hurto en Régimen de Reiteración Real, “uno de ellos en grado de tentativa y otro en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de violación de domicilio, como autor inimputable, disponiéndose su internación en el Hospital Psiquiátrico de San Carlos”.

El individuo, de 46 años, fue detenido en la mañana del lunes por efectivos del Área de Investigadores del Distrito Operación I. Tras indagarlo la Policía logró establecer que era el responsable de dos hurtos perpetrados en una estación de servicio, en un supermercado -donde robó en dos oportunidades- de robar una bicicleta y de ingresar a una finca de Punta Fría, de donde sustrajo varios efectos.

Violación de domicilio

El juez de 10º Turno también dispuso el procesamiento con prisión de Jonathan Javier Fernández Acuña y de José Pablo Moreira Tejera, ambos poseedores de antecedentes penales. Ambos fueron acusados de la presunta comisión de un delito de Violación de Domicilio agravado en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de hurto agravado.

Los individuos fueron detenidos por la Policía en las cercanías de una finca ubicada en la calle Aragón, a la que habían entrado a robar. La damnificada contó a los efectivos que momentos antes de activarse la alarma de la morada sintió pasos y posteriormente constató que mediante el forzamiento de un perno de una puerta corrediza de la cocina alguien había ingresado y provocado un gran desorden.

Varios móviles policiales realizaron un intenso patrullaje en la zona hasta que avistaron a dos hombres en una moto Yumbo 125. Al percatarse de la presencia policial los sujetos abandonaron el birrodado y huyeron a pie, pero pronto fueron detenidos. Eran los responsables de la visita clandestina.

Contenido publicitario