Dos efectivos que cumplían servicio de custodia en las afueras de la casa de una señora tuvieron un percance en la madrugada de este lunes y debieron ser hospitalizados. Los agentes encendieron el motor de la camioneta en la que se hallaban para encender el aire acondicionado ignorando que el caño de escape estaba roto. Poco después uno de ellos comenzó a sentirse indispuesto por lo que fue trasladado por un tercer efectivo a un centro de salud. Tras un chequeo médico se determinó que estaba intoxicado por monóxido de carbono, una situación que, por lo general, produce gran malestar, vómitos y mareos. 
Por consejo de los facultativos, el agente que no presentaba síntomas también fue controlado y resultó que tenía niveles de monóxido más altas que las de su compañero. Ambos fueron trasladados al Hospital Militar de Montevideo para recibir tratamiento de oxigenoterapia en la cámara hiperbárica de ese centro.

Foto: archivo