El ajuste implementado por el presidente argentino Mauricio Macri llegó hasta la céntrica plaza San Fernando de la capital departamental. En las últimas horas trascendió que las autoridades consulares argentinas resolvieron cerrar el amplio local de la calle Sarandí entre 25 de Mayo y Florida. Se trata de un inmueble de dos plantas cuyo alquiler es de unos seis mil dólares mensuales. La novedad provocó preocupación entre los integrantes de la numerosa colonia de ciudadanos argentinos que residen de forma permanente en el departamento de Maldonado. El cónsul a cargo de la repartición y funcionarios del mismo salieron en las últimas horas a tratar de conseguir un nuevo local. En tal sentido, mantuvieron reuniones con autoridades municipales para tratar de conseguir otro inmueble en la ciudad de Punta del Este.

El consulado atiende las necesidades de unos diez mil argentinos que residen de forma permanente en los departamentos de Maldonado y Rocha. También interviene en los problemas que se registran todos los veranos con los turistas que llegan a las costas esteñas, desde la entrega de documentos en caso de robo o pérdida como en la atención por problemas de salud o, llegado el caso, la repatriación de los restos de argentinos fallecidos en la jurisdicción a su cargo. El consulado argentino es uno de los cinco que existen en el territorio uruguayo.

El actual consulado fue inaugurado el 8 de octubre de 2012 en un acto del que participaron la ministra de turismo Liliam Kechichián, el intendente interino de Maldonado, Rafael Meilán, el ministro de defensa argentino Arturo Puricelli y el embajador argentino Dante Dovena. El propio Dovena fue quien había intercedido ante la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para la habilitación de la oficina consular en la ciudad fernandina.

Contenido publicitario