La alcaldesa de la ciudad de San Carlos, Alba Rijo, desligó la responsabilidad de su municipio en la ausencia de inspectores de tránsito en determinadas horas de la noche en algunos lugares específicos, como el caso de la avenida José Frade donde, en los últimos cinco meses, tres jóvenes perdieron la vida por participar en competencias ilegales con sus motos. El pasado fin de semana, dos jóvenes fallecieron por realizar un juego conocido como “el gallito ciego”
“Tenemos más de veinte instituciones educativas que funcionan en tres turnos. Tenemos que controlar los ingresos y egresos del lugar. Por lo tanto, el número de inspectores que tenemos los tenemos que distribuir en horario diurno, matutino y vespertino”, dijo la jerarca a la emisora Fm Gente.
La tarea de controlar el tránsito es una de las obligaciones que tiene el municipio de San Carlos y que cumple con sus propios inspectores.
“Siempre tenemos la idea de que el otro tiene la responsabilidad y no la tengo yo o mi entorno familiar. Le podemos adjudicar la responsabilidad al Municipio, a la Intendencia, a la Policía porque también se estaba cometiendo un asalto o una alteración al orden público porque murieron dos jóvenes, pero pudo haber habido una matanza si alguien hubiera venido por la ruta”; señaló. “Nunca la tengo yo como familia, como amigo. Como vecino. Está todo bien. Acabo de corroborar con la policía que no hubo una sola denuncia. No hubo una denuncia a nivel municipal de que esto se estaba haciendo. Acá hay una responsabilidad muy grande de todos. Primero que nada de los que tenemos más cerca”, reflexionó.

Tarea difícil
Rijo adelantó que en las próximas horas pedirá la intervención de la Dirección Nacional de Policía de Tránsito para controlar lo que sucede en las calles de San Carlos. Además, reconoció que hubo denuncias sobre la existencia de estas prácticas ilegales en ese mismo lugar. “Hubo. ¿saben en qué terminaron muchas de las intervenciones que hicieron los efectivos acompañados de policías, en insultos, en salivazos, en algunas presiones que reciben los funcionarios cuando actúan”, indicó. “A veces se hace difícil actuar cuando hay un número importante de personas en una actividad que, sabemos, tiene un riesgo muy importante”, agregó.
La funcionaria reconoció que el municipio tiene tres funcionarios en horario nocturno solo para realizar espirometrías.
La alcaldesa carolina respondió de esta manera cuando fue consultada por el accidente registrado en la madrugada del domingo que costó la vida de dos jóvenes. Ángel Solimar Aquino Chávez, oriental, de 18 años, y Diego Francisco Moreira, de 20, murieron como consecuencia de un choque frontal registrado en la avenida José Frade de la ciudad de San Carlos. Ambos participaban del “gallito ciego”, extraño juego de motociclistas en el que, ante la inminencia de un choque de frente, gana el que no desvía su vehículo. En este caso perdieron los dos.
“Por más que hubiéramos tenido una guardia no se podría haber hecho nada”, dijo la alcaldesa. Aseguró que en el momento del accidente había una cantidad importante de espectadores y lamentó que nadie impidiera la competencia. “¿Sabe lo que a mí me duele? No hubo una llamada. No hay una denuncia hecha de que se estaba realizado esa actividad. Reaccionamos después que se mataron dos personas”, señaló.
El incidente del domingo no fue el primero. En octubre del año pasado murió otro joven en un accidente de tránsito registrado en medio de una picada de motos. El lugar es elegido para este tipo de actividades ilegales aunque también cuenta con un sistema de monitoreo de cámaras de videovigilancia.
“La cámara registra el momento en que la gente se va cuando se produce el hecho”, explicó la alcaldesa. Además, cuestionó los comentarios que circularon en las redes sociales. “¿Y las autoridades donde están?”, preguntó una persona. Esa misma persona era la que hacía dos semanas había escrito algo así en el Facebook: ‘Gente: alerta, alerta, los inspectores están ubicados en tal lugar. ¡Ojo! Cuídense’”, denunció.


Contenido publicitario