El capo narco mexicano Gerardo González Valencia llegó alrededor de las 17:30 de la hoy al aeropuerto internacional Dulles de la capital estadounidense en una aeronave de los alguaciles norteamericanos.
La aeronave Grumman Gulfstream 550 empleó poco menos de doce horas para cubrir la distancia entre el aeropuerto internacional de Carrasco y la terminal aeroportuaria de la capital federal estadounidense. Poco después de las 06:30 de hoy jueves, el capo de la mafia cuini fue trasladado desde el lugar donde se encontraba detenido hacia el aeropuerto de Carrasco.
El traslado fue rodeado de un gran dispositivo de seguridad brindado por distintas reparticiones de la Policía Nacional. En la propia pista del aeropuerto aguardaba el propio ministro del Interior, Jorge Larrañaga.
Luego del papeleo de rigor, los alguaciles estadounidenses recibieron al mafioso que en todo momento portó esposas y cadenas en los pies además del barbijo acorde con los tiempos que corren. De inmediato abordó la aeronave, un jet capaz de cubrir la distancia entre Montevideo y Nueva York sin necesidad de repostar.
Luego de salir de la plataforma, el avión pasó por uno de los taxi way y luego se dirigió a la pista del aeropuerto. El carreteo fue extenso y al llegar al final de la pista, el poderoso Gruman Gulfstream 550 despegó. Luego de sobrevolar territorio uruguayo, argentino, boliviano, brasileño, colombiano y el mar Caribe, la aeronave se dirigió al aeropuerto Dulles donde lo aguardaba un operativo similar al que lo despidió de Montevideo.
Una vez que el avión despegó, el ministro del Interior tomó su teléfono y llamó al presidente Luis Alberto Lacalle Pou para comunicarle la novedad.
Una sensación de alivio recorrió a medio gobierno.

Estados Unidos satisfecho
Una vez arribado al aeropuerto Dulles, la secretaría de Estado de los Estados Unidos emitió el siguiente comunicado: “La sociedad entre Estados Unidos y Uruguay para el combate del crimen transnacional es esencial. Hoy culmina con éxito un esfuerzo de cooperación entre ambos gobiernos que llevó más de 4 años, con la extradición de un sospechoso narcotraficante que comparecerá ante una corte federal para enfrentar cargos relacionados con su supuesta participación en una conspiración criminal para distribuir cocaína y meta-anfetaminas.
Gerardo González Valencia, también conocido como “Lalo”, de 43 años, arribó al Aeropuerto Internacional Dulles en vuelo desde Uruguay, donde fue arrestado en abril del año 2016. González Valencia es acusado de participar en una conspiración internacional para la distribución de cocaína y meta-anfetaminas, sabiendo que el ingreso de esas sustancias a Estados Unidos está penado por la Ley.
“Se presume que el Sr. González Valencia ha financiado el transporte y la venta de toneladas de cocaína y ahora se enfrentará a la Justicia en los Estados Unidos. Estamos agradecidos por la sobresaliente cooperación con la Policía Nacional y el Gobierno de Uruguay durante este largo proceso de investigación”, dijo el Agente especial de la DEA a cargo, William Bodner. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos extendió también su gratitud al gobierno de Uruguay por hacer posible la extradición.
Al comentar el caso, el Embajador de los Estados Unidos en Uruguay, Kenneth George dijo: “Estoy orgulloso de la diligente colaboración entre Estados Unidos y Uruguay, que ha permitido combatir el narcotráfico, mejorar la seguridad de nuestras fronteras y combatir crímenes vinculados con el tráfico de drogas en nuestras calles. El de hoy es un gran ejemplo de los frutos que brinda esta cooperación.”
A través de la Oficina de Seguridad Regional de la Embajada de los Estados Unidos en Uruguay, el gobierno de los Estados Unidos trabaja con el Ministerio del Interior de Uruguay en cooperación entre fuerzas del orden.
Desde el año 2005, la Academia Internacional de las Fuerzas del Orden (ILEA, por su sigla en inglés), ha facilitado entrenamiento de oficiales de la Policía, del Sistema Judicial y de Migraciones de Uruguay en su centro de capacitación en El Salvador. Allí, funcionarios uruguayos han realizado intercambios basados en mejores prácticas de ejercicio de la ley, trata de personas, seguridad de fronteras, lucha anti narcóticos, ciberseguridad y patrullaje no violento, entre otras áreas. Más recientemente, en diciembre de 2019, Estados Unidos y Uruguay firmaron un acuerdo para el uso de la herramienta E-Trace, de rastreo de armas de fuego incautadas.
“Nuestra cooperación para el combate de crímenes transnacionales es de beneficio mutuo para nuestros países”, agregó el Embajador George. “Estamos a la orden para apoyar objetivos comunes como la lucha anti narcóticos, el contra-terrorismo o el lavado de dinero. La extradición que se consumó hoy ilustra el éxito de nuestra cooperación con el nuevo gobierno de Uruguay. Y ansiamos incrementar nuestra colaboración en investigaciones y capacitación para combatir el crimen en la región”.

Fotos: Embajada de Estados Unidos

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre