Dentro de unos días se conocerán las modificaciones al proyecto presentado por Giusepe Cipriani y el arquitecto Rafael Viñoly para el predio del hotel San Rafael. Luego de una reunión mantenida hoy entre el jefe comunal y los responsables del mismo, se resolvió que finalmente la altura de la polémica torre bajará de forma “radical”.

El hotelero italiano y el arquitecto tomaron en consideración los pedidos de Antía para modificar el proyecto y, si bien la nueva propuesta aún no se conoce, se mostraron proclives a modificar la idea inicial, informó la comuna.

Durante la reunión, de la que también participaron el director de planeamiento Roberto Chiacchio y de Urbanismo, Soledad Laguarda, se objetó la altura de la torre proyectada le quitaba jerarquía al edificio del viejo hotel no quedaba jerarquizado. Ahora el arquitecto trabajará para modificar ese aspecto.
Por otra parte, Cipriani aseguró que la estructura del San Rafael no va a ser demolida pero indicó que sí se le harán modificaciones “porque la estructura está comprometida”, según constató la comuna.

También se confirmó, como ya había sido anunciado, que el puente que unía a la playa con el edificio no se construirá. “Aceptaron modificar el puente y la altura”, indicó Antía y aseguró que los empresarios fueron sensibles a la opinión de mayorías que la pusieron en duda y continuarán con la inversión.

En unos días se conocerá el nuevo proyecto en el que, según lo acordado en la reunión, se deberá bajar la cantidad de pisos de la nueva torre, jerarquizar el hotel y eliminar el puente.

En la Junta

Luego de finalizada la reunión en el edificio comunal la comitiva se dirigió al edificio de la Junta Departamental para participar de la Comisión de Obras donde reafirmaron que aceptan los cambios propuestos y aseguraron mantener la inversión. En nombre del Partido Nacional, Rodrigo Blás, transmitió la posición de que la altura no supere los 110 metros.

 

Contenido publicitario