nasa

 

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, NASA por su acrónimo en inglés, seleccionó a un equipo del colegio Woodside de Punta del Este para competir en su tradicional encuentro anual. Los alumnos de este centro educativo elaboraron una base espacial para instalarse en el suelo marciano, proyecto que obtuvo el segundo lugar en América del Sur.

La base espacial tiene una capacidad para albergar hasta 11.500 personas, y además, tiene que ser autosustentable. El emprendimiento deber ser rentable a partir de la explotación de los supuestos minerales que existen en el planeta Marte.

Los alumnos trabajaron entre noviembre y febrero pasado en el proyecto que fue enviado a los Estados Unidos el 1º de marzo.

El equipo

El Woodside desempató en el segundo lugar luego de una definición con los alumnos del Liceo 4 de Maldonado, quien participó en esta competencia en más de seis ocasiones.

La “firma” Woodside Space Company, por sus siglas WSC definió la segunda plaza regional que otorga la NASA para América del Sur.  En primer lugar quedó el colegio “Islands School” de Buenos Aires.

El equipo de Punta del Este que viajará a los Estados Unidos en los próximos días está integrado por los alumnos Mónica Cruz, Nicolás Mayora, Santiago Mechoso, Eneas Sernesi y Octavio Tarigo. “Son estudiantes de entre doce y diecisiete años. En nuestro caso son alumnos de tercero, cuarto y quinto año del Woodside”, explicó el profesor Andrés Rapetti, quien acompañará a los estudiantes en su calidad de tutor. En el trabajo de preparación durante el verano participó el profesor de física Román Rodríguez, del mismo establecimiento.

Rapetti dijo que la NASA establece cinco condiciones para elaborar el proyecto. Entre ellas los departamentos de Operaciones, de Recursos Humanos, Diseño Estructural, Automatización y de Tiempos y Costos. De acuerdo a cada departamento, los alumnos se dividen por su fortaleza en física, matemáticas o bioquímica.

Arduo trabajo

Por haber quedado en segundo lugar, el equipo de Punta del Este pasó de tener doce a tener seis integrantes. Al llegar a los Estados Unidos los alumnos del Woodside se integrarán en uno de los cuatro equipos que definirán el proyecto establecido por la NASA. Las características de este proyecto no se conocen hasta el mismo momento del comienzo de la competencia.

“No sabemos de antemano las características del proyecto. Es una sorpresa. Sale y hay que ponerse a trabajar de inmediato. Los chicos casi no duermen porque tienen que trabajar en apenas tres días lo que en la primera parte le llevó más de tres meses”, enfatizó.

Cada equipo está integrado por alrededor de sesenta estudiantes provenientes de todo el mundo.

“Cada compañía de doce integrantes se divide en un presidente, el vicepresidente. El proyect manager que se encarga de coordinar a todos los departamentos. El director de departamento  y luego uno o dos integrantes de estos últimos”, explicó Rapetti. “Los equipos funcionan como una empresa. Por eso los equipos arman cuatro grandes compañías con distinto nombres. En cada compañía hay cuatro o cinco colegios”, dijo el profesor.

El docente recordó que es un esfuerzo muy importante tanto para los chicos como para sus padres. La NASA no se hace cargo de los pasajes, solo de la alimentación y la estadía durante la competencia.

Rapetti recordó que el Uruguay tiene desde el año 2007 una presencia permanente en esta competencia a partir del trabajo realizado por el entonces director del liceo Nº4 de Maldonado, el profesor Ángel Ramos.

Contenido publicitario