ANEP presentó protocolo
sanitario para el nuevo año lectivo

Ya no será obligatorio el uso de tapabocas para alumnos; los docentes aún deberán usarlo

La Administración Nacional de Educación Pública presentó este jueves un nuevo protocolo para el presente año lectivo en el que se destaca la no obligatoriedad del uso de tapabocas para los alumnos y tal como ya se había informado no habrá distinción entre niños vacunados y sin vacunar. Cuando haya un caso confirmado dentro del centro educativo, quienes fueron contacto no harán cuarentena ni testeo, pero deberán automonitorearse los síntomas con consulta médica inmediata. Tampoco habrá que hacer cuarentena ni testeo si hay más de un caso dentro del centro, pero no hay nexo epidemiológico.
En caso de brote, dos o más casos con nexo epidemiológico, los alumnos deberán realizar cuarentena durante cinco días, tengan o no síntomas. No deberán realizarse test, indica el protocolo.
Para los casos de brote en centros de educación terciaria, formación docente y UTU, “no realizarán cuarentena en ningún caso”.

Tapabocas
“Los menores de 6 años no deben utilizarlas, es recomendable el uso para mayores de esa edad en particular cuando existan aglomeraciones (entradas y salidas de centros educativos u otros espacios), así como para los viajes en ómnibus o camionetas de transporte escolar”. Los estudiantes con TEA o que por otras razones médicas o psicológicas no toleren la mascarilla, también quedan excluidos de su uso.
Los que sí deberán seguir utilizando el tapabocas serán las personas ajenas a la institución, así como los docentes y funcionarios. “Para los docentes de primera infancia así como para aquellos casos en donde existan dificultades para el desarrollo de la actividad docente se recomiendan el uso de las tapabocas/mascarillas transparentes. El uso de careta facial de acetato no debe sustituir el de tapabocas/mascarillas por lo que se deberán adoptar las medidas de protección correspondiente”.
Aunque el nuevo protocolo no establece máximo de alumnos por salón se recomienda mantener la mayor distancia posible dentro de los centros educativos. La presencialidad será obligatoria (con monitoreo en casos de virtualidad).