Two glasses of white wine in vineyard

 

La Cámara de Diputados sancionó este miércoles la ley que establece tolerancia cero de alcohol en el tránsito, por lo que, de ahora en adelante, quienes van a manejar deben asegurarse de no tomar absolutamente nada de alcohol.

La norma aprobada en la Cámara Baja modifica el artículo 45 de la ley 18.191 de noviembre de 2007, que permitía a los conductores manejar con una concentración de alcohol inferior a 0,3 gramos por litro de sangre.

El proyecto del Poder Ejecutivo fue convertido en ley por 65 votos a favor en 85 presentes; la iniciativa contó con el apoyo del Frente Amplio y de parte de la oposición. Las bancadas del Partido Colorado y el Partido Nacional votaron divididas.

En caso que el Poder Ejecutivo firmara ayer la promulgación de la ley, la restricción regirá ya para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Según un informe de la Unidad de Seguridad Vial (Unasev), del primer semestre de 2015, de casi 9.000 controles de consumo de alcohol realizados a conductores que participaron de accidentes, un 92,8% no tenía alcohol en sangre; un 1% tenía menos de lo que hasta ahora es el límite de 0,3 gramos/l, y el restante 6,2% presentó valores superiores a dicho límite.

En contra

Algunos legisladores colorados y nacionalistas lamentaron que no se dispusiera también la prohibición de manejar bajo los efectos de las drogas o los medicamentos. Sin embargo, el frenteamplista José Carlos Mahía dejó abierta la posibilidad de hacerlo en el futuro.

“Hablamos de cero alcohol en sangre pero no hablamos de la marihuana, ni de los que conducen medicados”, advirtió la diputada colorada Graciela Matiaude. Asimismo, aseguró que la diferencia entre 0,3 y 0 gramos de alcohol en la sangre “no se puede medir”.

En tanto, el colorado Adrián Peña indicó que “cambiarán los hábitos de la sociedad” y que eso afectará a los bodegueros. “No se puede demostrar que bajen los accidentes”, dijo.

El nacionalista Amin Niffouri dijo que apoya la reducción de los accidentes pero reclamó medidas claras. “Es una medida prohibicionista y aislada. Hay que controlar y no prohibir”, afirmó. Sostuvo que el gobierno “debe reconocer el fracaso de las políticas contra accidentes de tránsito”.

En tanto, el Partido Independiente apoyó la iniciativa porque, según el diputado Iván Posada, es “una señal positiva”.

Contenido publicitario