Eduardo Antonini, una de las caras nuevas de la Cámara Baja por Maldonado, es un puntaesteño nacido en 1965 en San Carlos por una cuestión técnica. Por entonces, “no había donde nacer” en la península. Su padre era carnicero y su madre doméstica, pero ambos trabajaban también como caseros. Cursó sus años de Primaria en la escuela 5 -vivía a una cuadra- y le tocó inaugurar el local del liceo del balneario en la Parada 5, cuando ingresó a primer año. A los 15 años dejó de vivir en la península y siendo ya bachiller fue a estudiar Derecho a Montevideo. Le faltaron solo “tres semestres” para recibirse de abogado. Después tuvo un tiempo en que se ganó la vida como artesano. Se lo conocía en la feria artesanal como “el Mosquito” y asegura ser ya “inmune” a todo tipo de insecticidas.
Consultado sobre el inicio de su actividad en la política, contó que fue “en 1985” cuando comenzó sus estudios en la Udelar. “Ahí empecé a militar en la Facultad de Derecho en una agrupación que era de anarquistas y en el frente juvenil del MLN”, recordó.
En este último período, Antonini ha sido edil del Movimiento de Participación Popular. Preguntado sobre lo que más le gusta de la actividad política respondió: “Lo que más me gusta es poder aportar el granito de arena para hacer un mundo mejor para la gente. Vengo de una organización que en un momento quiso cambiar el mundo y luego se dio cuenta que eso era muy difícil y que lo mejor era ir aportando de a poco. Eso es básicamente lo que me gusta de la política”, señaló.

A dialogar
Para el novel diputado, lo más desagradable de la actividad es “cuando se empiezan los agravios personales. Soy partidario de que todos somos vecinos y el adversario es un adversario político con el que puedo conversar, pero en definitiva es un vecino más de Maldonado o un uruguayo más”, señaló.
En cuanto a las prioridades de su gestión en la Cámara de Diputados, Antonini recordó que en principio “los diputados son nacionales” y se encargan de legislar. “Pero uno fue electo por la circunscripción y tiene el deber de trabajar por el lugar donde uno vive y se crió. En principio, lo dijimos en la campaña, nosotros vamos a pelear con uñas y dientes para que en el próximo presupuesto nacional estén los recursos para hacer el hospital de Maldonado a nuevo. Allí en el predio contiguo al hospital, hacer una Emergencia grande, modelo, salas de internación y un block quirúrgico nuevo, en el entendido de que el hospital fue pensado para 20 mil habitantes y atiende a una población de 180 mil. Y en ese sistema integrado de salud se les dio prioridad a las policlínicas de la Red de Atención Primaria, que se construyeron unas cuantas, y a la reforma del hospital de San Carlos, que estaba bastante venido a menos, y después también crear esa unidad de Salud Mental y el centro de Oncología y Radioterapia que se está construyendo ahora. El debe está en el hospital de Maldonado y por él queremos trabajar”, indicó
Cuando se le inquirió sobre lo que podía ocurrir en caso de que la Presidencia recaiga sobre el candidato del Partido Nacional, Antonini estimó que cualquiera sea el ganador, “la tarea parlamentaria va a ser muy interesante porque será de mucho diálogo, de mucho acuerdo, o sea de mucha política en el estricto sentido de la palabra, y para eso me tengo fe, porque somos gente de diálogo y de buen relacionamiento. Creo que va a ser una tarea interesante gane quien gane”, agregó.