punta

Por falta de inversión oficial, Uruguay perdió la oportunidad de ser sede de varios megacongresos que podían haber generado, cada uno, varias decenas de millones de dólares a la industria turística nacional.

Entre los encuentros ganados pero luego rechazados por el país, estaba un congreso de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y otro de la Unión Interparlamentaria, que suponían más de 6.000 participantes entre ambos eventos internacionales.

Los congresos fueron devueltos por el país porque el gobierno nacional no invirtió una cifra determinada para poder concretarlos.

“No me quejo si pierdo un congreso, acabamos de perder uno de cinco mil personas, en la justa lucha de un año con otros tres destinos”, dijo ayer Arnaldo Nardone, titular de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA). “Ahora, cuando estamos ganando congresos de gobierno y los estamos devolviendo, ahí si me duele porque es para Punta del Este. No quiero crear problemas con esto, pero acabamos de devolver un congreso de la Organización Mundial de Comercio. Se lo dimos a Argentina. Bienvenido que se lo demos a Argentina y no a otro destino, pero estaba ganado para Uruguay. ¡Tres mil quinientos delegados en Punta del Este! Y se nos fue porque lo entregamos”, exclamó.

Nardone fue orador en el encuentro sobre conectividad aérea realizado el jueves en Punta del Este. “Se nos fue también el congreso de la Unión Interparlamentaria con 2.500 participantes. Igual a este lo estamos peleando con el sector privado. Hablamos con las autoridades argentinas para ver si podemos hacerlo de forma conjunta y no lo perdemos”, continuó.

“Y vamos a perder muchos más. El presidente de la Federación Latinoamericana Bancaria (Felabanc) me dijo: Che, Nardone, ¿qué pasa que el Banco República no lleva más eventos al Uruguay cuando llevaban dos o tres por año?”, dijo.

“¿Saben lo que pasa? Debido a que parece que estamos en una crisis económica, para traer un evento el gobierno tiene que poner dinero, es gasto. Si ponemos tres millones de dólares nos generan dieciséis millones. ¿Perdemos, invertimos o gastamos?”, se preguntó Nardone. “Estamos invirtiendo para generar trabajo, ocupación hotelera, gastronomía, y lo que es mejor: rompemos la estacionalidad. Lo mismo nos pasó con el congreso de la Unión Interparlamentaria por 120 mil dólares. Si ponemos dos millones de dólares, nos generan veinte millones esos eventos”, insistió.

“Estamos ligando mal con el gobierno nacional. Y me duele lo que está pasando. Discúlpenme porque esto no era una terapia de psiquiatría pero lo quería compartir”, finalizó.

Dolida

La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, dijo al diario capitalino El País que se sintió “muy sorprendida y dolorida” por las declaraciones del operador turístico Arnaldo Nardone. “La verdad es que cuando vi la nota de El País me quedé muy sorprendida y dolorida, porque el Ministerio de Turismo tiene una política muy clara de respaldo a los eventos. En estos diez años hay una cantidad de herramientas que nunca en la historia del Ministerio y de este sector se habían aplicado. Tenemos un programa llamado SOS Eventos que le da dinero a los privados para que puedan salir a conquistar los congresos en el exterior. Hemos extendido los beneficios fiscales no solo a las salas de congresos sino a todas las salas de la hotelería, hemos hecho materiales y la propia ministra participa de casi todos los videos convocando a la gente a venir al Uruguay”, indicó.

“También hemos respaldado los bureau de cada uno de los departamentos y vamos a tres ferias de congresos: a Barcelona, Frankfurt y Perú”, agregó Kechichian.

La ministra también se refirió a los eventos específicamente aludidos por Nardone. “Menciona el congreso de los parlamentarios, cuando ellos han decidido no moverse de Ginebra. No es un problema nuestro, de Uruguay. Y el de la OMC efectivamente tiene que ver con un acuerdo político con Argentina, de que este año lo organizaban ellos. Nosotros nos sentimos muy felices de poder tener una relación como la que tenemos. Por eso me llama muchísimo la atención; me sentí muy sorprendida y dolorida”, insistió.

 

Contenido publicitario