En San Carlos el juez de la Sede Penal de 1er Turno dispuso la condena de Emiliano Martín Salaberry Suárez, de 25 años de edad, poseedor de varios antecedentes penales, como autor penalmente responsable de la comisión de un delito de hurto, especialmente agravado a la pena de diez meses de prisión, con cumplimiento efectivo.
El Centro de Comando Unificado fue informado mediante un llamado al Servicio de Emergencias 911, sobre un arresto ciudadano que se registró en la esquina de Pantaleón Sosa y Ferreira Aldunate, de aquella ciudad.
Al arribo al lugar, los efectivos se informaron de que momentos antes se había cometido un arrebato a una señora en la Avda. Alvariza. Un hombre siguió al ladrón y logró detenerlo.
La versión fue corroborada mediante la investigación de los registros fílmicos de las cámaras de seguridad de la Jefatura. A la víctima del arrebato se le entregaron todos sus efectos. El detenido permaneció en la Seccional policial hasta comparecer en la Fiscalía donde fue dispuesta su condena.

Por armas
Por otra parte, el magistrado Penal de 11º Turno dispuso condenó a un hombre de 31 años de edad por la comisión de un delito de tráfico de armas de fuego en concurso formal con un delito de porte de arma en lugares públicos. Le impuso la pena de seis meses de prisión, con descuento de la preventiva sufrida que se cumplirá bajo el régimen de libertad vigilada con las siguientes condiciones: “durante los seis meses la prohibición de portar armas de cualquier clase y fraccionada luego de la siguiente manera: tres meses de prisión domiciliaria entre las 22 y las 06 horas y los tres meses restantes fijar domicilio y no poder modificarlo sin previo aviso a la Sede, someterse a la vigilancia de la OSLA y presentarse una vez por semana en la seccional próxima a su domicilio”.
Todo comenzó hace un mes. En horas de la madrugada del 14 de octubre, efectivos policiales que se encontraban realizando patrullaje preventivo por calles Zitarrosa y Juan Correa, de Maldonado Nuevo, avistaron a un sujeto conduciendo un birrodado y llevando un bulto. Cuando fue interceptado, el sujeto abandonó el vehículo y los efectos para emprender su huida y se perdió de vista. No obstante, fue reconocido por los efectivos.
Los efectos abandonados resultaron ser dos rifles y una escopeta, lo que fue incautado y derivado a la dependencia policial. Enterada la Fiscalía de Turno dispuso la requisitoria del sujeto así como indagar sobre la procedencia de todo lo incautado. Se pudo establecer que una de las armas había sido hurtada en el departamento de Rocha en el mes de abril pasado; otra habia sido robada en el año 2015 en el departamento de Lavalleja.

Contenido publicitario