robosternAl menos dos cámaras de seguridad de comercios vecinos a la inmobiliaria Stern & Asociados grabaron a los dos asaltantes que ayer rapiñaron al exministro de Turismo, Benito Stern, en su comercio de la avenida Gorlero. Es así que los efectivos a cargo de la investigación del asalto tienen confianza en que lograrán identificar a los dos sujetos, de los que, según trascendió, eran de mediana estatura.

El asalto se produjo en el día semanal de pago a proveedores que realiza la inmobiliaria en su calidad de administradora de edificios, casas y apartamentos.

El incidente ocurrió en horas de la tarde de ayer en la esquina de la avenida Gorlero y la calle 30, pleno centro de la península y causó una gran conmoción en la zona.

Los comerciantes del lugar no ocultaron su preocupación por la osadía de los delincuentes, que fueron capaces de actuar a plena luz del día y en esa zona del balneario.

“Se acabó la época en que podíamos trabajar con la puerta abierta”, se lamentó una de las funcionarias de la inmobiliaria asaltada.

El propio Stern se lamentó de lo sucedido y del escenario que exhibe hoy Punta del Este en materia de seguridad. “Los dos delincuentes parece como si estuvieran disfrutando de lo que estaban haciendo. Como si les gustara. Las muchachas quedaron muy asustadas. Mañana no vienen a trabajar. Acá se perdió la tranquilidad que teníamos de trabajar sin ningún problema. ¡En pleno centro de Punta del Este! A media tarde. Al lado de un cambio. A media cuadra del casino Nogaró”, dijo el ex jefe comunal.

De película

Los delincuentes ingresaron al local poco después de las 16 horas de ayer portando sendos revólveres calibre .22. “Esto es un asalto”, exclamó uno de ellos. Acto seguido, redujeron a quienes se hallaban en el interior de la inmobiliaria, entre ellos el propio Stern.

“Ni cuenta me di cuando entraron porque estaba atendiendo unas cosas. Nos hicieron bajar a todos al subsuelo. A una de las chicas le pegaron con el arma en la cabeza para amedrentarla”, narró Stern a Correo de Punta del Este. Su hijastro permaneció escondido en una oficina, mientras el resto fue conducido al subsuelo donde se encuentra la caja de valores.

“Abajo nos hicieron echar al piso y ordenaron que abrieran la caja fuerte. Se llevaron el dinero y dos cheques. Luego subieron y se fueron. Todo no pasó en más de diez minutos”, explicó Stern. Los delincuentes subieron a una moto y huyeron a contramano por Gorlero, según narraron testigos presenciales del asalto.

Fuentes del caso señalaron que los delincuentes se llevaron unos tres mil dólares y sesenta mil pesos, además de los dos cheques.

La Policía tiene dudas sobre la procedencia de los delincuentes y se plantea varios interrogantes; aparentemente nadie ofició de campana mientras perpetraban el asalto.

 

Contenido publicitario