La calle “Juan de Dios Comandante” a medida que llega a la calle “Justicia” se transforma en una suerte de callejuela o de callejón, según como se le mire. En la madrugada de hoy, a unos treinta metros de su intersección con “Justicia”, fue escenario de uno de los ataques más graves –por su resultado- que recuerda la historia del barrio Maldonado Nuevo. Y por qué no de todo el departamento. Ataque que separa de la tragedia a la matanza por el hecho que hasta ahora no hay muertos que lamentar.
Fue alrededor de las 04:30 de la mañana cuando un grupo de vecinos terminaba de participar de una fiesta organizada en una casa ubicada a unos treinta metros al oeste de la intersección de las calles “Justicia” y Juan de Dios Comandante”. Lo que ocurrió a continuación fue casi un relato que se cuenta en las tantas series de narcos colombianos o mexicanos que “on demand” se ofrecen en las diferentes plataformas de tv.
Dos sujetos en moto pasaron por el lugar a la máxima velocidad posible, y uno de ellos disparó contra los festejantes. Al caer la noche del domingo la información era muy poca. O no había. Solo el resultado de la balacera: dos personas graves y otros cinco heridos de menor entidad.
“Los ametrallaron. Escuché perfectamente los disparos. Fueron una sucesión de ellos. Para mí que el que estaba en el asiento de atrás disparó a mansalva con una ametralladora”, contó un vecino del lugar. Otro dio una versión similar. En cambio, para la Policía fue un ataque perpetrado con una pistola 9 milímetros, muy usadas por los narcotraficantes. O algo parecido. No una ametralladora como dicen los vecinos. “Hubiera sido un desastre”; agregó una fuente policial.

Los relatos
Los vecinos consultados ayer domingo tampoco coincidieron entre ellos por dónde aparecieron los delincuentes. “Para mi venían por el callejón hacia Justicia. El último disparo que efectuaron fue contra uno de los muchachos que intentaba escapar en una moto. Lo alcanzaron ahí en la equina de Justicia con Paraberá”, explicó uno de los vecinos. Otro lo contradijo: “No, los dos sicarios –ese fue el término empleado- llegaron por la calle Justicia y se mandaron por el callejón disparando contra la gente. Fue un desastre. No sé cómo no hubo más muertos”.
“Vinieron por la calle Justicia porque de esa manera evitaron las cámaras de seguridad que hay para el lado de Camino de los Gauchos”, retrucó el otro. En efecto, en la esquina de Justicia y Agapito Paraberá no hay cámaras. Hay que caminar por ésta última hasta el lugar donde se encuentra la Seccional Sexta de Maldonado Nuevo. La escena del crimen se encuentra unos 200 metros en línea recta hacia el oeste de la comisaría Sexta. Hacia allí fueron algunos de los heridos para denunciar el hecho, otros, en estado grave, fueron trasladados al hospital “Elbio Rivero” de la ciudad de Maldonado.

Caso
“Están abiertas todas las líneas de investigación”, explicó una alta fuente policial consultada en el mediodía de la víspera.
El alto oficial se refería a que todavía el móvil no está claro. El menú de ofertas hasta la tarde estaba vinculado con un posible ajuste de cuentas por motivos personales, una disputa territorial por el mercado de drogas o que las víctimas fueron atacadas por los delincuentes por un tema menor, pero sí agravado por el consumo de drogas complicadas. “Nadie vio nada”; se lamenta otro de los investigadores.

El video muestra las manchas de sangre y los círculos de tiza que marcan donde cayeron las vainas de los balazos de los sicarios. “Fueron ametrallados”, cuenta un testigo que se despertó por el ruido de los balazos. Hay dos heridos graves y cinco leves. Ocurrió alrededor de las 04:30 de este domingo
Contenido publicitario