carcelDos individuos, uno de los cuales trabaja como efectivo policial, estaban ayer esperando su pase a la justicia después de haber sido atrapados en un intento de rapiña que ambos perpetraron en una pañalera de Camino Velázquez y Tejedor. El efectivo es en realidad un joven recluta y aprovechó la posesión del arma de reglamento para cometer el asalto. El otro sujeto lo aguardaba en su auto.

El hecho se produjo en horas de la tarde del miércoles. El agente ingresó al comercio con un casco en la cabeza para no ser reconocido. El arma era la clásica 9 mm de la fuerza policial. Una vez dentro del local amenazó a un hombre y a una mujer que halló en el interior. Las cosas se le complicaron cuando la mujer fue presa del miedo y comenzó a gritar alocadamente, lo que llamó la atención de quienes estaban cerca del lugar.

El asaltante optó por retirarse con las manos vacías. Los vecinos lo vieron subirse a un automóvil marca Suzuki y tomaron la precaución de anotar la matrícula, que luego suministraron a la Policía. Así las cosas, primero cayó el chofer del vehículo, de 23 años, sin antecedentes, y luego el asaltante armado. Los dos estaban ayer a disposición de la justicia.

 

Ciudadana rapiñada

Una añosa señora que caminaba este miércoles por las calles de Maldonado sufrió los embates de los rapiñeros, que la golpearon para robarle sus posesiones.

No trascendió el lugar del hecho, pero se sabe que la mujer tenía 62 años y que el caso se registró hacia las siete de la tarde. La mujer contó que dos desconocidos en una motocicleta se le aproximaron y le arrebataron la cartera, propinándole de paso un golpe de puño. Efectivos del Distrito Operacional II investigan el hecho.

 

Otros dos

El pasado 1º de noviembre un ciudadano de 52 años se comunicó con el servicio de emergencias 911 para denunciar un hurto perpetrado en un comercio sito en la calle Tomas Berreta y Sarandí de la ciudad de San Carlos.

Inmediatamente un móvil de la URPM del Distrito Operacional III concurrió al lugar y entrevistó al denunciante quien manifestó que le habían robado cigarrillos, tabaco, $2.000 en monedas y una fuente de grabación de cámaras. Para ingresar al local habían roto una chapa ubicada en el techo.

La Policía no tardó en identificar al autor del robo, un muchacho de 20 años, y lo detuvo. Se trataba de Álvaro Maximiliano Laborde Guerra, poseedor de antecedentes penales, quien fue enviado a prisión.

Idéntica suerte corrió Carlos Manuel Reyes Barrizo, de 28 años, poseedor de antecedentes penales, quien fue procesado por la comisión de un delito de hurto. El sujeto fue detenido en la mañana del miércoles cuando corría por 18 de julio y Ventura Alegre con una mochila al hombro perseguido por un particular. Después de ser detenido, el sujeto también se vio involucrado en otro hurto registrado en el interior de un camión estacionado en Ituzaingó entre Dodera y 18 de julio. El sujeto ya está pasando una temporadita en Las Rosas.

Contenido publicitario