La jueza María Andrea Caamaño Vernay, titular del juzgado letrado interior de primer turno de San Carlos, deberá expedirse sobre los recursos presentados por el fiscal Jorge Vaz y por los abogados defensores de los policías Fernando Pereira y Sidney Ramos.
El caso fue resuelto en la audiencia de formalización por el juez letrado de segundo turno de San Carlos, Vital Rodríguez Casella, quien el pasado miércoles subrogó a Caamaño en el juzgado de primer turno.
Caamaño deberá expedirse sobre los recursos presentados por los abogados defensores Rafael García y Pablo Ballesta contra los delitos imputados a sus clientes.
Además, deberá expedirse sobre el recurso que interpondrá el fiscal del caso, Jorge Vaz, contra la decisión del juez Vital Rodríguez de no aplicar el régimen de prisión preventiva sobre Fernando Pereira. En ambos casos, si Caamaño deja firme los fallos dispuestos por Vital Rodríguez, la decisión deberá será revisada por un tribunal de apelaciones del fuero penal.

Renuncia
El caso de ambos policías pasó de forma rápida de la esfera judicial al ámbito político donde, a partir de las afirmaciones del fiscal sobre la relación existente entre el comisario Pereira y el ministro Germán Cardoso, la izquierda pidió la renuncia del titular de la cartera de Turismo.
La bancada de legisladores del Frente Amplio pidió la renuncia de Cardoso en una declaración formulada este, jueves una vez que se conoció el contenido del acta de formalización redactada por el fiscal Vaz.
La declaración dice: “En la audiencia se mencionan audios donde el Ministro de Turismo, Germán Cardoso, aparece recibiendo información reservada y realizando solicitudes particulares al ex coordinador, que fueron reconocidos por el Ministro como propios y que claramente contravienen el Art. 12 de la Ley 19823 (Código de Ética en la Función Pública) por lo cual esta bancada considera que debe renunciar a la titularidad del Ministerio, puesto que ha utilizado su investidura para obtener beneficios para sí o para un tercero, no cumpliendo con los procedimientos legales correspondientes”.
Luego continúa: “Asimismo, de dicha investigación fiscal surge probado que se está llevando un sub registro de delitos de abigeato, que lleva a suponer sea parte de una política general del gobierno para maquillar las estadísticas de delitos”.
Sigue: “En un año y medio de gobierno, se han constatado múltiples hechos que denigran la función policial: denuncias de persecución a policías por denunciar actos de corrupción, altos jerarcas procesados y diversos abusos policiales. El compromiso por la transparencia, la lucha contra la corrupción y la ética en la función pública no puede ser solo un eslogan de campaña. ¡Es hora de hacerse cargo!”.

De ninguna manera
El planteo de la izquierda fue rechazado por legisladores blancos y colorados. El senador colorado Tabaré Viera se lamentó de lo que calificó de “manoseo improcedente” y “lamentable” del que es víctima, a su juicio, su correligionario y ministro de Turismo, Germán Cardoso. Viera sostuvo que la justicia y el propio fiscal establecieron que no hay ninguna conducta que configure delito en el caso de Cardoso.
El senador Jorge Gandini, en la misma sintonía que su compañero de la Cámara Alta, dijo que el planteo del Frente Amplio es una forma de presión hacia la justicia con el único objetivo de que ésta cambie su fallo.
¡Lo que hizo el ministro Cardoso es lo que haríamos cualquiera de nosotros. Salimos a caminar por el lugar en el que vivimos, los vecinos nos dicen ‘mire lo que está pasando’ y el ministro como vecino dice alguna cosa”, señaló Gandini según el portal de noticias Montevideo.com.
“Que el Frente Amplio pida la renuncia por algo que ya está definido que no es delito es no creer en la justicia y presionarla para que cambie su fallo, eso está mal”, indicó Gandini. El propio Cardoso dijo que se sentía “absolutamente tranquilo” y que ni siquiera habló del tema con el presidente de la República Luis Lacalle Pou.