BCU decidió un incremento de la tasa de interés

En la imagen, de izquierda a derecha: Washington Ribeiro, Vicepresidente; Diego Labat, Presidente; Ignacio Berti, Director; Adolfo Sarmiento, Gerente de Política Económica y Mercados (mediante videoconferencia); Gerardo Licandro, Gerente de la Asesoría Económica; Cristina Rivero, Intendenta de Supervisión Financiera; Leonardo Vicente, Gerente de Política Monetaria; y Jorge Christy, Secretario General.

El Banco Central del Uruguay (BCU) informó este martes que decidió un incremento de la tasa de interés de política monetaria (TPM) en 75 puntos básicos hasta 9,25% lo que le permitirá ingresar en “la fase contractiva de la política monetaria en línea con lo anunciado en las dos reuniones anteriores del Comité de Política Monetaria (COPOM)2″. 

Según lo informado, “en la senda de ingreso gradual a la fase contractiva de la política monetaria, se prevén al menos dos aumentos adicionales de 50 puntos básicos en las próximas reuniones del COPOM, hasta llevar la tasa de interés a niveles consistentes con la convergencia de las proyecciones del BCU a su objetivo de inflación.Para la decisión de política monetaria se valoraron distintos aspectos de la coyuntura nacional e internacional”.

En Uruguay, tanto la inflación como las expectativas de inflación continúan fuera del rango meta, mientras que la actividad económica se ha recuperado a niveles por encima de la prepandemia, lo que se refleja en buenos indicadores del mercado de trabajo. 

En el mundo, la inflación también continúa sufriendo presiones al alza. Este hecho provoca la reacción cada vez más contractiva de los principales bancos centrales, en particular la Reserva Federal de Estados Unidos (FED). En esa coyuntura, la inestabilidad y el bajo crecimiento mundial y de la región, el mayor deterioro de las condiciones financieras y las mayores presiones inflacionarias globales, constituyen los principales riesgos a monitorear.

En ese contexto nacional e internacional, se evaluó positivamente el funcionamiento de los canales de transmisión de la política monetaria, los que se encuentran operando en el sentido esperado.​