transito (Copiar)El uso de las sillas para la protección de los niños que viajan en automóvil, el maletín que contiene elementos de primeros auxilios, los chalecos reflectivos y el casco en los ciclistas son las medidas dispuestas por la nueva Ley de Tránsito y Seguridad Vial más cumplidas por la ciudadanía. “La respuesta de la población es positiva sobre el acatamiento de la reglamentación de las disposiciones contenidas en la ley”, dijo el secretario general de la Unasev, Pablo Inthamoussu.

En diálogo con la Secretaría de Comunicación, el directivo de la Unidad Nacional de Seguridad Vial explicó que antes de que el decreto reglamentario estuviera vigente (abril de 2014), la población había comenzado a incorporar espontáneamente los elementos necesarios incluidos en la Ley N.° 19.061.

“El uso del chaleco reflectivo por parte de los motociclistas ha tenido muy buena aceptación, sobre todo en los departamentos de Montevideo, Río Negro y Artigas”, expresó. Asimismo, afirmó que la ciudadanía acogió positivamente también el uso de la sillita para protección infantil y el maletín que contiene elementos de primeros auxilios para casos.

En ese sentido expresó que el maletín debe ser de color blanco -con una cruz verde-, impermeable y debe contener dos chalecos reflectivos, gasas, apósitos, guantes de látex, una linterna y una tijera de punta roma para cortar el cinturón de seguridad por si se debe sacar a una persona atrapada en un vehículo.

“Empresas nacionales informaron que han vendido más de 50 mil maletines. Eso da la pauta de que mucha gente incorporó ese elemento en su automóvil”, afirmó el funcionario.

Elementos

Inthamoussu señaló que “no hay un maletín único legal aprobado o autorizado. Es más, hasta puede ser armado por cada usurario en forma independiente porque solo debe cumplir con los elementos exigidos”.

En relación al uso obligatorio del casco por parte de ciclistas, sostuvo que “observando la realidad de la vía pública, uno ve mayor cantidad de ciclistas con casco, y el nuevo sistema público de bicicletas en Montevideo ya incorporó su uso”. Esto no es lo que se ve en Maldonado, donde la comuna no planea fiscalizar este tipo de omisión.

El entrevistado informó sobre un aspecto que comienza a regir a partir del 7 de julio: la obligatoriedad de que los vehículos nuevos que se comercialicen en Uruguay tengan doble airbag, sistema de freno ABS y apoyacabezas en todos los asientos. “Si bien no empezó a regir, tenemos información de que a partir de la divulgación de la ley, el consumidor modificó las preguntas antes de comprar un vehículo. Antes preguntaba si tiene llanta de aleación, radio último modelo, levantavidrios eléctricos y otros accesorios de confort. Ahora se pregunta si cumple con los elementos de seguridad que comienzan a regir”, indicó.

El funcionario destacó que la medida que no se cumple con tanta asiduidad es la prohibición de hablar por celular mientras se conduce, aunque sí se habilitó el uso del “manos libres”, y afirmó que se continúan observando personas que viajan en la caja de las camionetas. “Nosotros opinamos que no se debe usar ningún elemento de distracción al momento de conducir, porque un automóvil a 100 km/h recorre 28 metros en un segundo, en ese segundo de distracción puede hacer un gran destrozo”, aseguró.

Fiscalización

El jerarca también comentó que “las leyes no tienen solamente un fin fiscalizador, de ir a aplicar una multa, sino que su finalidad es proteger la vida”. En ese sentido explicó que hubo negociaciones con el Congreso de Intendentes para lograr un “acuerdo por la reglamentación en forma unánime”.

El principal acuerdo fue establecer 18 meses —desde abril de 2014— de plazo en el cual cada intendencia realiza una tarea de información para divulgar la ley. “Pasado ese tiempo sí se comienza a multar en todo el territorio si no se tienen los elementos necesarios. Con la salvedad de que cada autoridad competente departamental tiene la autonomía de determinar cuándo comienza a multar dentro de los 18 meses”, explicó.

Indicó que se continúa hablando con los intendentes para solucionar ciertos inconvenientes en el tránsito que exceden el contenido de la ley, como la violencia. “A veces, la figura del inspector municipal queda limitada para ejercer la autoridad y, en ese sentido, tenemos unas líneas de trabajo junto al Ministerio del Interior para brindar soluciones de corto plazo y de mediano plazo con la conformación de la Policía Nacional de Tránsito, que trabajará en cooperación con las intendencias pero no las sustituirá en el control y fiscalización”, afirmó. “Todas son señales que nos alientan, porque indican que el camino que se trazó en Uruguay es el correcto porque la población fue receptora de las medidas y existe diálogo interinstitucional”, concluyó.

Contenido publicitario