POLICIAmoto (Copiar)

En la tarde de este martes, hacia la hora 14 efectivos policiales pertenecientes a Seccional Primera recibieron la denuncia de un ciudadano uruguayo de 47 años, que momentos antes había sido rapiñado. El hombre manifestó que mientras circulaba caminando por la vía pública, a la altura de las calles Aurelia Ramos y Ventura Alegre fue abordado por tres desconocidos quienes mediante amenazas verbales le sustrajeron un celular marca LG. El denunciante se los entrego sin oponer resistencia y los sujetos se retiraron del lugar. La Brigada de Hurtos y Rapiña investigan lo sucedido.

Mano larga

Desde este martes se encuentra detenida en la Seccional Décima una ciudadana de 52 años por la presunta autoría de un hurto ocurrido en el interior de un comercio de cambio de moneda ubicado en el Shopping de la avenida Roosevelt.

La denunciante, una uruguaya de 43 años, se presentó en la comisaría hacia la hora 12 y manifestó que luego de realizar un trámite en un cambio dentro del centro comercial, dejó olvidado sobre el mostrador un celular y un par de lentes de sol. Minutos después regresó a buscarlos y ya no se encontraban allí.

Los efectivos de la Brigada de Hurtos y Rapiñas de Seccional Décima se hicieron presentes en el centro comercial investigando los hechos e identificando a la persona que sustrajo los efectos. Momentos después, la sospechosa ingresó en calidad de detenida. Ayer estaba aún a disposición de la justicia.

Apropiación indebida

En la tarde de ayer la jueza letrada de 4º Turno dispuso el procesamiento sin prisión de L.A.M.F. de 19 años y de J.D.R.H. de 18 años, por la comisión de un delito de apropiación de cosa perdida por caso fortuito o error.

El caso se inició en horas de la mañana, cuando un móvil de la Seccional 6º concurrió a la calle Manuel Oribe entre Simón del Pino y Gregorio Sanabria y los policías se entrevistaron con la encargada de una distribuidora existente en el lugar. Allí habían hurtado seis fundas de botellas de refresco y cuatro fundas de hipoclorito.

Aclarar el asunto no fue muy difícil. Momentos después los mismos policías que realizaban un patrullaje en la zona, avistaron a dos hombres que transportaban las botellas de hipoclorito, por lo que los detuvieron y derivaron a la seccional para su averiguación. Una vez en la dependencia policial, los jóvenes expresaron contar con varios antecedentes como menores y haber encontrado las botellas tiradas al costado de un contenedor de basura. La magistrada los procesó a los dos.

 

Contenido publicitario