tarjetascreditoUna joven de 18 años que trabajaba de cajera en un supermercado realizó una maniobra delictiva y no tuvo mejor idea que regresar a su pueblo para que no la atraparan. Mala idea. Su gesto le valió ser inculpada de inmediato y tuvo que regresar a purgar su pena.

Según informó el domingo FM Gente – el parte policial de ayer no refirió el caso- la cajera trabajaba en un supermercado de la avenida Roosevelt y observó el pin o contraseña de la tarjeta bancaria de una cliente, que, además, se retiró sin llevarse el plástico.
Acto seguido, la chica pidió permiso para retirarse por un momento y fue hasta un cajero automático. Usó la tarjeta para realizar tres retiros por un total de 37.500 pesos. Más tarde, se retiró a su casa y al otro día no asistió a trabajar

A todo esto, la damnificada se presentó en la seccional 10ª a denunciar el hecho. La Policía fue hasta el supermercado y no encontró a la joven, pero no tardó en saber que se había marchado a su pueblo natal, Mariscala, en el departamento de Lavalleja.
Realizadas las comunicaciones correspondientes, la Policía del lugar ubicó a la muchacha, que ya había gastado unos 7.500 y conservaba el resto en su poder. Una vez en Maldonado, la joven pasó a disposición de la justicia, que la procesó sin prisión siempre y cuando devolviera todo el dinero, cosa que hizo con la ayuda de su familia.

Por arrebato
Mientras tanto, en San Carlos, la colaboración de algunos vecinos permitió poner en vereda a un individuo que optó por ganar dinero fácil por medio del delito. Todo ocurrió en la noche del pasado lunes 16. Hacia la hora 21:00, tras una comunicación emitida por la Mesa Central de Operaciones, un móvil del cuerpo de Radio Patrulla concurrió a la esquina de las calles Maurente y Agorrody, donde vecinos del lugar habían realizado un arresto ciudadano.
Se trataba de un sujeto de 35 años que fue trasladado de inmediato a la seccional segunda. Más tarde, la mujer damnificada fue a radicar la denuncia de hurto mediante la modalidad de arrebato y dijo que cuando se desplazaba a pie por la calle Treinta y Tres fue sorprendida por dos sujetos que viajaban en moto. Según refirió, quien viajaba como acompañante le sustrajo la cartera que llevaba colgada, por lo que salió corriendo detrás de él. Al querer subir a la moto el delincuente se cayó y la mujer logró quitarle la cartera, mientras el valiente conductor de la moto se dio a la fuga y el ladrón era atrapado por los vecinos.
Elevadas las actuaciones policiales, la magistrada a cargo del caso dispuso el procesamiento sin prisión del individuo, de iniciales P.E.G.N., por un delito de Hurto Agravado por la pluriparticipación y despojo de la víctima. Como medida sustitutiva, el sujeto deberá presentarse en la seccional más próxima, dos veces por semana, por el término de 60 días.

Contenido publicitario