La iniciativa conjunta de comerciantes y jerarcas de armar una movida de boliches en la calle 27 enfrenta la resistencia de vecinos del lugar y reacciones en el ámbito de la Junta Departamental de Maldonado. Desde algún tiempo atrás, la cuadra de la calle 27 -delimitada por la avenida Gorlero y la calle 24 de la península- comenzó a concentrar el interés de comerciantes que instalaron diferentes tipos de establecimientos gastronómicos.
La movida comenzó a tomar otra forma cuando en la pasada baja temporada algunos de los comerciantes ganaron no solo espacio en la vereda sino que también ocuparon lugares en la calle. Al menos dos comercios ocuparon acera y calle para extender su oferta con sillas y mesas.
Además de permitir la invasión de los retiros, la vereda y parte de la calle, que circula en dirección hacia la Brava, funcionarios de la dirección de electromecánica de la Intendencia de Maldonado colocaron varias columnas de alumbrado pública. El alumbrado público en esa cuadra es superior en cantidad al existente en otras arterias de tránsito de la propia ciudad de Punta del Este.
Algunos vecinos del lugar, todos ellos propietarios de apartamentos, ubicados tanto sobre la calle 27 como en los alrededores, manifestaron su preocupación por las características de la movida que pueda generarse en la próxima temporada en ese lugar.

Pedido de informes
En las últimas horas, el edil colorado Juan Eduardo Silvera, se constituyó en el lugar advertido por algunos vecinos de la zona que lo llamaron para iniciar acciones legales que eviten esta movida. Silvera les advirtió que en su condición de curul no puede accionar contra el gobierno departamental pero sí emplear las herramientas que tiene como legislador departamental. Silvera dijo a Correo de Punta del Este que sillas y mesas invadieron la vereda impidiendo el paso de los peatones y entorcepeciendo la circulación de los autos por la calle 27. “Dado que no se prohíbe el estacionamiento, se genera un embudo en el tránsito, ya que puede pasar un auto muy justo por la única senda existente y esquivando peatones. Los garajes a los que se accede por esta calle, tres edificios y un hotel, quedan bloqueados parte del tiempo y en los momentos en que no ocurre esto, resulta complejo acceder porque no hay lugar para maniobrar, ya que quedan ángulos rectos en las entradas”, sostuvo Silvera en su pedido de informes cursado al intendente Enrique Antía.
“Por otra parte, hay una iluminación excesiva para quienes residen en esta cuadra, que deben permanecer con las persianas cerradas, no teniendo oportunidad de permitir el ingreso de aire a las viviendas. Se realiza el planteo en defensa de los residentes de los tres edificios que se ven perjudicados y los visitantes de los dos hoteles, donde ya no es posible descansar. Hemos sabido que los comerciantes de esta cuadra, inquilinos de locales comerciales, han mantenido reuniones con autoridades de la Intendencia, preocupa que se considere el interés comercial de unos pocos, en detrimento del interés general de los residentes que por otra parte son los contribuyentes que aportan, a modo de ejemplo, sólo el Edificio Torre Amalfi, uno de los perjudicados, aporta más de U$S 400.000 de contribución inmobiliaria anualmente”; añadió.
En su pedido de informes, Silvera se pregunta si llegado el caso que estos comerciantes no tengan autorización para invadir veredas y hasta la propia calle porque no actuó el cuerpo inspectivo de la Intendencia de Maldonado.
”Partiendo del supuesto que el cuerpo de inspectores no puede ser tan omiso como para no ver que se instalan sillas y mesas en las veredas y calles, ¿quién autorizó tal instalación? ¿Basándose en qué norma se permite que los comercios ocupen veredas y calles? ¿Por qué hay luces adicionales en esa cuadra para favorecer a estos comercios que ocupan calles y veredas y quién está pagando el consumo?”, son las preguntas cursadas por Silvera a Antía.

Contenido publicitario

1 COMENTARIO

  1. Sería conveniente investigar quien de los comerciantes tiene entre otros tales beneficios, parece que allí encontraremos a alguien muy cercano al Alcalde. De igual forma que acontecen éstos atropellos en calle 27, en calle 30 entre Gorlero y 20 existe una terminal de buses Nacionales y extranjeros con todos los perjuicios en cuánto a contaminación sonora, gases, falta de seguridad para peatones, impedimento de libertad de ingreso o egreso de los garajes. Que quienes denuncian son amenazados, insultados, atacados incluso físicamente….. etc. Las autoridades, TODAS que tienen responsabilidad sobre el tema tienen PLENO CONOCIMIENTO a través de todas las formas y desde hace más de 2 años y están ABSOLUTAMENTE OMISOS en el cumplimiento de sus obligaciones. Poseo cientos de documentos que avalan lo dicho. Y todo en beneficio de no más de 3 comercios. La IMPUNIDAD campea en Punta del Este. Será amiguismo, incapacidad o complicidad ???

Comments are closed.