panteoncarlosLos restos del artista Carlos Páez Vilaró descansan desde febrero pasado en un panteón del cementerio de Maldonado construido para alojar el cuerpo de su suegra, fallecida años atrás.

El panteón fue diseñado por el propio pintor y tiene la misma impronta que caracteriza a su obra más conocida: Casapueblo, su taller, su museo y su lugar en el mundo.

El traslado de los restos de Paéz Vilaró fue efectuado al día siguiente de su fallecimiento ocurrido el 24 de febrero de este año.

Por voluntad expresa del artista su cuerpo fue sepultado al día siguiente de su fallecimiento en el panteón de la Asociación General de Autores del Uruguay (AGADU) del cementerio del Norte.

Empero, su esposa Annette Deussen solicitó y obtuvo de las autoridades el permiso correspondiente para traer los restos al cementerio fernandino al otro día.

La decisión de la viuda del artista disparó una interna familiar con algunos de los hijos de su primer matrimonio, quienes no fueron consultados por el traslado, indicaron familiares a Correo de Punta del Este.

Incluso, una de sus hijas, Agó Páez Rodríguez, considerada como su heredera artística, se encontraba internada por esas fechas por el shock que le produjo la muerte de Páez Vilaró.

Divididos

El fallecimiento del artista disparó una interna familiar que divide a sus hijos de su primer matrimonio con Madelón Rodríguez, su primera esposa, con su viuda, la alemana Anette Deusseen, madre de sus otros tres hijos.

Por testamento, realizado el 19 de febrero de 2014, Páez Vilaró concedió a su viuda el usufructúo por el resto de su vida tanto de la casa como del museo y el taller.

Deussen tiene además el 51 por ciento de las acciones de la firma Tinsatur Sociedad Anónima, propietaria no solo del taller sino del acervo artístico de Páez Vilaró conformado por más de cinco mil piezas, entre pinturas, esculturas y otras obras de arte.

Desmentido

Al mismo tiempo desde la familia del artista fue desmentida la versión de la venta de Casapueblo a la conductora argentina Susana Giménez.  El rumor surgió ayer desde la propia Casapueblo y circuló por todos lados hasta llegar a la capital de la República.

El terreno que alberga la residencia del desaparecido artista también incluye el museo y el taller además de un complejo hotelero propiedad de la firma Club Hotel Casapueblo Sociedad Anónima. El complejo se levanta junto al resto de las propiedades del artista y su capital accionario es propiedad de dos inversores argentinos. La familia Páez heredó una cuarta parte del hotel. Incluso, en vida, Páez Vilaró accionó judicialmente con sus socios argentinos para poder escriturar algunas unidades que le correspondían. El grupo económico argentino tiene intereses en la industria turística del vecino país. Entre otras cosas, es propietario del hotel Catedral de Bariloche.

Contenido publicitario