bebaagoLa familia de Carlos Páez Vilaró recordó dividida el primer aniversario del fallecimiento del artista ocurrido el 24 de febrero de 2014 en Casapueblo de Punta Ballena. Carlos había nacido el 1 de noviembre de 1924. La viuda del artista, Annette Deussen de Páez y cuatro de sus hijos recordaron a Carlos con una misa íntima celebrada en el Museo Taller de Casapueblo.

La misma fue llevada adelante por el padre  Guillermo Porras, titular de una parroquia del Cerro de Montevideo. El sacerdote mantiene una relación de amistad con Carlos Miguel Páez Rodríguez, el hijo mayor del artista fallecido.

Antes de la misa y como ocurre desde siempre, los familiares y amigos participaron de la “Ceremonia del Sol”; la obra realizada por el extinto artista para homenajear el paso del astro rey hacia el ocaso desde la terraza de Casapueblo. La inolvidable voz del pintor acompañada por el “concierto de Aranjuez” se volvió a escuchar una vez más en la terraza de Casapueblo.  “Hola Sol …! Otra vez sin anunciarte llegas a visitarnos. Otra vez en tu larga caminata desde el comienzo de la vida”, emocionó a los presentes.

Amigos, dirigentes políticos, jerarcas  y empresarios acompañaron a Annette y a sus hijos Carlos Miguel Páez Rodríguez, Sebastián, Florencio y Alejandro Páez Deussen quienes encabezaron la ceremonia realizada en el taller del desaparecido artista.

Hijas

Agó y Mercedez Páez Rodríguez, las hijas del matrimonio del artista con Madelón Rodríguez, realizaron su propio homenaje a su padre en el extremo sur de Punta Ballena. Enfrentadas con la viuda y con su hermano Carlos Miguel, las dos primeras hijas del artista hicieron su propia ceremonia de homenaje al Sol de su padre.  Luego de escuchar el homenaje al Sol, niños convocados por Agó y Beba Páez pintaron un sol gigantesco en homenaje al artista fallecido. El conjunto “Cuareim 1080” participó con varios de sus integrantes para hacer sonar sus tambores en homenaje a su compañero de tantas Llamadas.

El homenaje fue seguido por una multitud que se hizo presente en el lugar para recordar la figura de uno de los artistas más queridos del país. Beba Páez Rodríguez recordó que tanto ella como su hermana no pueden ingresar a la casa  de su padre. Y recordaron que los restos de Carlos fueron traídos desde Montevideo al cementerio de Maldonado sin el consentimiento de ella y de su hermana además de violar la propia voluntad del artista de querer ser sepultado en el panteón de AGADU.  Beba aseguró que gracias a la denuncia efectuada con su hermana Agó aparecieron más de la mitad de los cuadros que faltaban del taller de El Tigre en la provincia de Buenos Aires. “Todavía faltan unos cuantos más por aparecer”, recordó

Contenido publicitario