El Uruguay no permanece inmune a la situación de descalabros y altibajos que afectan al cono sur del continente. El número de personas sin trabajo que figuran como beneficiarios del seguro de desempleo se mantuvo fluctuando en estos dos últimos años entre números preocupantes: eran 34.490 en marzo de 2017 y fueron 39.412 en julio de 2018. Pero en enero pasado la cifra pasó la barrera de los 40.000 y en febrero volvió a subir hasta totalizar 41.975 personas.
Este es el máximo alcanzado en estos últimos años, según un informe de la representación empresarial del Banco de Previsión Social (BPS), publicado ayer por el diario El País.
De los 41.975 personas que cobraban el seguro de desempleo, 28.535 tenían causal de despido, 2.940 por reducción de la jornada laboral y 10.500 por suspensión temporal de actividades, algo que hacen las empresas en dificultades.
El número de altas en febrero disminuyó a 12.546 personas, “las cuales junto a las alcanzadas en enero 2019 constituyen los mayores valores de los últimos dos años, en tanto las solicitudes presentaron un descenso (respecto a enero), alcanzando las 8.992”, señaló el informe.
La cantidad de beneficiarios del seguro de paro creció 10,4% en febrero de 2019 respecto al mismo mes del año anterior, equivalente a 3.955 beneficiarios más.


Por renglón
Al estudiar las cifras por rubro y actividad, la industria manufacturera resulta ser la que más contribuyó a este aumento de personas desempleada con 2.765 beneficiarios más. Luego la siguen el comercio al por mayor y menor con un aumento de 661 beneficiarios y producción agropecuaria, forestación y pesca con un aumento de 366 beneficiarios. “Sin embargo, el total de beneficiarios no aumentó en la misma proporción debido a que también se produjo un descenso significativo en la actividad de construcción, del orden de 1.236 beneficiarios menos”, explicó el informe.
Además, indicó que las solicitudes de seguro de paro otorgadas aumentaron un 22.1% en febrero respecto a igual mes del año anterior, cuando hubo 1.625 solicitudes.
Comparadas con febrero de 2018 las cifras tuvieron un aumento del 63.6%, lo que equivale a 4.875 altas más.
En tanto, en Maldonado los rubros más afectados fueron el turismo y la construcción. Hace un año este rubro tuvo un desempleo histórico, según el propio BPS, a causa de la inestabilidad Argentina. Las casas de comercio de la zona también han acusado el golpe.

Contenido publicitario