beracaUna persona por día ingresó en el último mes en alguno de los nueve centros de tratamiento para adictos que tiene la institución Beraca en el departamento de Maldonado. El dato, que da cuenta del nivel de la problemática del consumo de drogas en la zona, fue aportado por Santiago Acosta, representante de la institución, durante la última reunión de la Mesa de Convivencia Ciudadana de Punta del Este.

“Se realizaron ciento cincuenta entrevistas en el último mes, donde ingresaron treinta personas. Actualmente hay en Maldonado 160 adultos y adolescentes, además 50 niños. La mayoría de los ingresos vienen por problemas con drogas, pero también recibimos personas en situación de calle, abandono, soledad, depresión, etc.”, explicó Santiago Acosta, uno de los referentes de Beraca en Maldonado.

Acosta dijo que también llegan a la institución voluntarios con ánimo de enfocarse en los problemas de los demás y de querer ayudar. “Estamos para darle una mano al que la necesite”, expresó.

“Tenemos nueve hogares en el departamento. Es un promedio. Estas cifras se dan en los meses de invierno. Y en esta oportunidad se está dando más que el año pasado”, indicó Acosta. “Últimamente están ingresando muchos adolescentes y jóvenes. Tienen entre catorce y veinticuatro años. También hay más adultos, entre cuarenta y cincuenta años. Un ochenta por ciento son adolescentes y jóvenes. El resto adultos mayores de cuarenta años”, agregó.

De todo

En cuanto a las características de los ingresados, Acosta dijo que los hay “de todos colores. Hay jóvenes que sufren la falta de sus padres. Hay chicos que si bien tienen a sus padres por la necesidad de trabajar de éstos no reciben la contención necesaria por el poco tiempo que tienen para estar juntos. Otros porque nadie les fija los límites. Muchos chicos que fueron abusados, tanto física como verbalmente o casos más graves. Muchas mujeres están ingresando ahora”, explicó.

“En estos momentos tenemos desbordados los hogares de mujeres. Tenemos más hogares de hombres que de mujeres. Se nos desbordaron los hogares de mujeres”, indicó.

Beraca atiende a unas 170 personas en los ocho hogares porque el centro de Aiguá depende de Lavalleja.

Acosta explicó que en la mayoría de los adictos eran consumidores de pasta base que comenzaron, por lo general, usando una mezcla de tabaco, alcohol y marihuana. En la mayoría de los casos, la marihuana se constituyó en la puerta de entrada a otras drogas más pesadas como la cocaína y la pasta base, agregó.

Derivados

Los centros de Beraca reciben a muchos pacientes de hospital psiquiátrico o derivados desde Salud Pública. El promedio de recuperación de los atendidos por la institución se encuentra entre un año y un año y medio, aunque todo depende de cada uno de los internados.

“En ese tiempo el joven debe recuperar varios aspectos de su vida, como los valores, la higiene personal, trabajo, cumplir horarios. Todo aquello que se pierde cuando una persona ingresa en el consumo de drogas”, explicó Acosta.

“Trabajamos de forma conjunta con diferentes reparticiones públicas como la Intendencia de Maldonado, la Jefatura de Policía, el Ministerio de Salud Pública. En esto no se puede trabajar solos”, expresó.

La internación es gratuita gracias al esfuerzo de familiares y los aportes de organismos estatales. “A los que tienen familia se les pide si pueden colaborar con una canasta de mil pesos de alimentos. Esa suma apenas alcanza para comer algunos días pero es algo. El resto se consigue gracias al trabajo conjunto de todos porque actuamos como una familia grande. El ingreso que aportamos todos permite pagar las cuentas. Como sucede en cualquier familia”, añadió.

“Tratamos de brindar mucho amor, toda la contención que podamos brindar, escucharlos, atenderlos, prestarles atención. Nuestro trabajo se divide en tres fases. La primera pasa por la contención y la atención personal porque es cuando más le cuesta a los jóvenes adaptarse y cambiar. El dejar las viejas costumbres. Ahí tratamos de encontrar la razón porque la persona empezó a consumir. Adicción es algo que se quiere tratar de tapar, algo que no sucedió, que pasa dentro nuestro. Es un disfraz o una careta. Luego vamos avanzando tratando de encontrar que los muchachos recuperen los valores esenciales de cada uno”, explicó.

Acosta señaló que hace ocho años Beraca tenía dieciocho hogares en todo el país. En la actualidad son más de sesenta. “Esto va creciendo porque hay frutos”, enfatizó.

Asombro

Los datos aportados por Acosta fueron recibidos con preocupación y asombro en los participantes del encuentro celebrado el pasado lunes por la tarde en el Municipio de Punta del Este.

Entre los participantes se encontraban el alcalde interino Julio Pérez, el jefe de seguridad de la Jefatura de Policía, comisario inspector Julio Pioli, y el comisario del balneario, Jorge Guerra. Entre los particulares, la mayoría eran comerciantes y vecinos de la zona, que habitualmente concurren a estas reuniones en la Alcaldía.

En contra de la legalización

Acosta recordó que Beraca está en contra de la desregulación del consumo de marihuana resuelta por el gobierno. “Para nosotros es como retroceder como quince años de trabajo. Por experiencia propia la marihuana es la puerta para el consumo de las mal llamadas drogas pesadas. Es el primer paso conjuntamente con el tabaco y el alcohol”, enfatizó. “Esto no pasa por la represión. En nuestro caso apuntamos a la familia. A encontrar la solución en el ámbito familiar. Trabajamos con los chicos en el hogar, pero también trabajamos con sus familias porque sino no serviría de nada. Ese chico volvería a la misma situación de la cual salió”, afirmó.

Detalle

Los días de entrevista son los lunes y jueves, de 10:00 a 14:00 en el hogar ubicado en las calles Marco de los Reyes y Monte Caseros de la ciudad de Maldonado. Las reuniones para la familia son los domingos a las 20:00, en la calle 25 de mayo entre Michelini y Solís de la capital fernandina.

 

Contenido publicitario