La sala de juego “Nogaró” de Punta del Este sigue cerrada y todo indica que el tradicional casino de la avenida Gorlero seguirá así. Ni siquiera parece haber probabilidades de regresar al trabajo para aprovechar que su rival de la zona, la sala de juego de Enjoy, está cerrada hasta nuevo aviso.
El jueves pasado fue el día señalado para la vuelta al trabajo de las salas dependientes de la Dirección Nacional de Casinos y en los días previos fue definido el protocolo de seguridad que incluyó un aforo máximo de una persona cada cinco metros cuadrados, medidas de limpieza, desinfección y distanciamiento social para clientes y funcionarios. Todo hacía suponer que el casino esteño reabriría sus puertas, sin embargo, a último momento trascendió la decisión de que continuaría cerrado. La sala de máquinas tragamonedas del complejo Punta Shopping sí comenzó a trabajar de forma normal hasta las 04:00 de la madrugada.

Vidaplan
¿Por qué una sala sí y la otra no? Esto obedece a la modalidad de explotación definida para la sala de juego del casino Nogaró en el año 2010, que se tradujo en el desembarco de la firma Vidaplán Sociedad Anónima, propiedad entonces de la compañía general de combustibles angoleña Sonangol.
El acuerdo de entonces definió el ingreso de Vidaplán Sociedad Anónima a la sala de juego Nogaró. La medida fue dispuesta para impedir el cierre del entonces hotel Mantra según se informó entonces. Vidaplan SA tendría una contrapartida de inversión de unos 18 milllones de dólares de la época. Luego se haría cargo de los gastos de funcionamiento del casino de la avenida Gorlero. Como contrapartida recibiría el 46% de los ingresos brutos de la sala en cada año. Vidaplan SA se hizo cargo del alquiler del enorme local ubicado en la esquina de Gorlero y la calle 31, propiedad de la familia Sagasti. El monto del alquiler asciende a unos 600 mil dólares anuales. Desde 1948 hasta el año 2010 la Dirección General de Casinos pagó el alquiler de la sala. Desde ese año el estado le pagó el alquiler a Vidaplan SA.
Este cóctel generó un enorme boquete en las cuentas de Vidaplan SA. a tal punto que según los funcionarios de la empresa se le debe 1:800.000 dólares a la familia Sagasti por alquileres impagos.
A su vez Vidaplan SA le inició una demanda judicial por competencia desleal a su socia, la Dirección General de Casinos por la apertura de las salas de máquinas tragamonedas del Punta Shopping y sostiene que el modelo de negocios no es rentable por lo que quiere anular el contrato y entregar la sala Nogaró.

En riesgo

Oscar Andino, secretario general del Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay, dijo ayer lunes que sesenta dependientes de VIDAPLAN corren un grave riesgo de quedarse sin su trabajo por decisión de los responsables de la empresa.
“Estaba todo listo para la vuelta al trabajo cuando el señor Pier Luigi Taliento, anunció que esto no era posible”, explicó Andino. La empresa también en marzo pasado dio por finalizadas las actividades en el hotel ex Mantra, agregó Andino.

Contenido publicitario