La justicia dispuso en las últimas horas el procesamiento de uno de los detenidos en la investigación del homicidio del comerciante Darwin Miraballes.

El juez penal subrogante Alejandro Leiva dispuso el procesamiento y prisión por un delito continuado de suministro de estupefacientes de uno de los detenidos.

En tanto fiscal Rodrigo Morosoli pidió el procesamiento del mismo sujeto por la comisión de un delito de receptación en reiteración real. En los cinco allanamientos, la policía había detenido a doce personas y encontró varios elementos, entre ellos una pistola 9 milimetros, que los investigadores consideran elemento clave para esclarecer el homicidio.

El arma en cuestión es propiedad de un policía retirado. El efectivo jubilado denunció el extravío de la misma luego que ésta fuera encontrada en los allanamientos.

El juez, a pedido del fiscal, abrió un presumario para deslindar la eventual responsabilidad del policía jubilado. El arma fue remitida para efectuar los peritajes correspondientes y establecer si fue la empleada para matar a Miraballes. El fiscal pidió, además, otra serie de actuaciones que involucran a este sujeto con el caso.

Entre las medidas se encuentran una serie de pericias de elementos encontrados en poder del ahora procesado.

Contenido publicitario