20150726_145241

 

El juez penal de 10º turno de Maldonado, Marcelo Souto, dispuso la internación con medidas de seguridad de un menor de 16 años a quien se considera presunto autor del asesinato de la joven Camila Weissel, ocurrido el pasado 26 de julio en la ciudad de Maldonado.

El magistrado dispuso en las últimas horas del miércoles inicio al joven un procedimiento como adolescente Infractor por la presunta comisión de una infracción gravísima calificada como un delito de homicidio especialmente agravado por el agravante de la premeditación.

El menor negó la autoría de los disparos que terminaron con la vida de la joven Camila Weissel. Empero, la abundante prueba recolectada durante la instrucción del presumario y varios testimonios determinaron que la fiscal del caso, Angelita Romano, pidiera el inicio del proceso contra el menor homicida.

Souto también procesó sin prisión a una joven de 23 años por el delito de falso testimonio. La mujer, de iniciales K.S.V.B., brindó una coartada al ahora internado asegurando que se encontraba junto a él en el momento del asesinato. Las pruebas demostraron que había mentido con el objeto para proteger al presunto autor del ataque.

El hermano del ahora internado en el INAU, de 20 años, también permanece detenido a disposición del juez de la causa y esta tarde será conducido otra vez a la sede judicial para ser indagado por su presunta participación en la muerte de la joven.

Aquella noche

Camila Weissel de 21 años fue acribillada a balazos cuando viajaba junto a su novio de 23 y su primo de 19 en una camioneta VW Saveiro, propiedad del primero.

El vehículo fue emboscado por en la intersección de las calles Justino Zavala Muniz y Serafín García del barrio Biarritz de la capital fernandina.

La joven viajaba en las faldas de su primo en la camioneta de su novio. El tirador disparó alrededor de veinte balazos contra la camioneta, ocho de los cuales impactaron en la joven.

Los dos ocupantes de la camioneta se lanzaron con la misma en movimiento y huyeron del lugar. La Policía, alertada por los vecinos, encontró a la joven muerta. Ambos jóvenes fueron detenidos poco después por los efectivos actuantes.

La Policía no tiene ninguna duda de que se trata de un ajuste de cuentas producto de la existencia de una deuda por droga.

Ni el novio, ni el primo aportaron mayores datos aunque el primero reconoció que días antes había sido víctima de una agresión por parte de personas que no identificó.

 

Contenido publicitario