rapetti

 

Por Esc.  José L. Rapetti Tassano

Estos días en Maldonado el tema principal es el  Centro de Convenciones, que se ha transformado en una realidad, y especialmente en una esperanza de progreso para la población.  Además de ser un atractivo en sí, se pretende romper en algo la estacionalidad de la actividad económica y particularmente laboral de nuestro Departamento.

Se hace referencia  que se trata de una obra “de Estado”,  porque iniciada la construcción en el Gobierno Departamental del Frente Amplio del Intendente Oscar de los Santos, ésta termina y se inaugura en el actual período del Gobierno Nacionalista del Ing. Agrn. Enrique Antía.

Y sí, coincidimos.  No obstante nos permitimos algún “ayuda memoria”,  especialmente para quienes  no han tenido en cuenta  toda la historia de este Centro de Convenciones.

Es que principio requieren las cosas y el de esta “obra o política de Estado”, tiene el suyo y no es precisamente con el Intendente Oscar de los Santos, sino precisamente con su antecesor, el Ing.  ENRIQUE ANTÍA.

Pasando los penosos años de la crisis de 2002, ya en 2003, el Intendente  Antía promueve y lanza la idea de contar con un Centro de Convenciones para Maldonado.  Esa idea  encuentra respuesta en un grupo inversor privado, el cual se presenta ante la Intendencia esbozando un proyecto concreto.     La propuesta se realizaría sobre estas bases  esenciales que planteaba el Intendente Antía:    a)  construcción de un Centro de Convenciones  a costo y riesgo de los inversores particulares ;  b)  el emplazamiento sería en un predio municipal en zona del Jagüel y el viejo “bosque municipal”,  lindando con el predio deportivo del Club Punta del Este, o sea enfrente al actual emplazamiento de dicho Centro;  c) la Intendencia acondicionaría el terreno y los accesos a la construcción del Centro;  d) el  Gobierno Nacional, por entonces del Partido Colorado, apoyaría y respaldaría las gestiones que se hicieran a través suyo ante el Banco Interamericano de Desarrollo, especialmente estarían a cargo de los Ministros Bensión y Bordaberry.   El proyecto de entonces era de una construcción más reducida que la actual, aunque preveía las mismas funciones. Su costo era menor, estimado  en  unos  15 millones de dólares aproximadamente.

COSTO Y RIESGO DE LOS INVERSORES PRIVADOS.

En síntesis, era eso, pero con la particularidad importante que el costo y riesgo de la obra era de los inversores privados, y no como ahora de aportes públicos.  De igual manera era la gestión del Centro de Convenciones.  O sea que la población de Maldonado a través de su Intendencia del Partido Nacional, no tendría más aportes que los señalados del  terreno y la construcción de los accesos.    Ahora las cosas cambiaron  con el proyecto definitivo al que arriba el Gobierno de de los Santos,  pues  además del terreno y los accesos a la construcción, ésta quedó a costo del Gobierno Departamental y una parte del Estado.    Estos aportes públicos  se propuso fueran iguales  por Gobierno Nacional y el Departamental, estimándose en un costo de 20 millones de dólares USA;  pero el Gobierno Nacional  limitaba su apoyo a esos 10 millones de dólares, y los excedentes que hubieren serían de la Intendencia de Maldonado.     Y hubo excedentes en el costo. Por tanto paga Maldonado unos 20 millones más.

También es de tener en cuenta que algunos nombres vinculados por sus conocimientos   en estos  temas como Nardone o Abulafia,  respaldaban antes  esta iniciativa, y ahora con otras personas están también con este proyecto-realidad para gestionarlo.

Cuando faltó dinero para continuar la obra a fines del Gobierno del  Intendente  Oscar de los Santos, y su Gobierno Nacional del F.A. no aportaba más cantidad que aquella inicial, el Ejecutivo Departamental  debió solicitar a la Junta Departamental  autorización para solicitar un préstamo  de 10 millones de dólares USA que excediera en su plazo aquel período de gobierno.  El Intendente de los Santos, además de los votos de su Frente Amplio, pudo contar con los votos de opositores, algunos Blancos y entre ellos de “Todos por Maldonado” que expresamente lo hacían respaldando  la concreción de una idea surgida en el primer Gobierno de Antía.

LAS COSAS EN SU SITIO.  Nos tocó  junto al Director General de Planeamiento Daniel Chiacchio firmar para la Junta el trámite con su proyecto de construcción, y luego la maqueta de la obra fue exhibida en un Edificio de Avda. Roosevelt. Por tanto  la idea y el propósito de la construcción   pertenece al entonces Intendente Enrique Antía, y debemos destacar como acertada la continuidad que le dio su sucesor Oscar de los Santos, y la actual culminación de nuevo con Antia en el Gobierno de Maldonado.

Así también destaco la escasa participación económica del Gobierno Nacional del Frente Amplio, dejando a la Intendencia de Maldonado haciendo frente al gran gasto del exceso del costo de esta obra.     Pero cuando hay que cortar las cintas y estar en primera plana de los flashes, no todos pueden ocupar el sitio que le corresponde al sufrido Pueblo de Maldonado.

 

 

 

 

Contenido publicitario