Cierra añeja panadería y los trabajadores se están movilizando frente al local

El propietario ya no estaba pudiendo pagar el alquiler desde hace seis meses y entregó las llaves del local porque estaba embargado

La panadería Trigo Dorado, que desde hace largos años funcionaba en la vieja Avenida Artigas, hoy José Joaquín de Viana, debió cerrar sus puertas por dificultades económicas que no le permitían sobrevivir. La decisión habría sido adoptada repentinamente, por cuanto los trabajadores se enteraron del cierre cuando fueron hoy a trabajar y se encontraron con el local cerrado.
Más tarde, un vocero del grupo, Javier Rodríguez, informó a FM Gente sobre la situación. “Vinimos a trabajar como todos los días, tras la sorpresa que nos causó que ayer una encargada nos comunicó que el patrón no iba a abrir el comercio. Igual, decidimos venir a nuestro lugar de trabajo y presentarnos. Nos encontramos con la panadería cerrada y toda trancada”, lamentó. “Estamos informándonos, moviéndonos. Somos entre 15 y 20 empleados”, indicó. Algunos de ellos estaban trabajando desde hace 15 años en el lugar. Pero Trigo Dorado no es la primera panadería que cierra sus puertas a lo largo de este año.
Rodríguez señaló que “la panadería venía trabajando mal. Nosotros consideramos que se estaba haciendo un mal manejo del negocio. Pero nunca pensamos que fuera a cerrar así, de callado, en estas fechas, justo antes de la temporada. Nuestras cosas quedaron adentro. Incluso hay compañeras que tienen motos adentro. Nunca lo esperamos”, sostuvo.

Sin llave
El trabajador indicó que el dueño anterior de Trigo Dorado había vendido “la llave” del comercio hace unos 10 años. Ahora, según dijo, los dueños les deben el sueldo de este mes, más los salarios vacacionales y el aguinaldo. “No sabemos cómo vamos a cobrar. No hubo ningún contacto de un representante legal. (…) Algunos hablamos con el dueño y nos dijo que no sabía cómo iba a hacer frente a las deudas. Es una persona de Maldonado”, señaló.
En tanto, el dueño del local comunicó a los trabajadores que le estaban debiendo “seis meses de alquiler”, por lo que “realizó un embargó en forma genérica”. A consecuencia de esa maniobra, el titular de la panadería le entregó la llave del local.
Los empleados se asesoran ahora con un abogado con miras a presentarse ante el Ministerio de Trabajo. “No sabemos si nos corresponde el seguro de paro”, dijo Rodríguez.