Un grupo de trabajadores de la firma Vidaplan Sociedad Anónima se constituyó ayer martes en la Junta Departamental de Maldonado para pedir la colaboración de los ediles con el fin de encontrar una solución al cierre del complejo.
Vidaplan SA es la propietaria del ex complejo Mantra de La Barra el que, según dijo el dirigente sindical Oscar Andino, fue cerrado en marzo pasado. Esa empresa también tiene a su cargo la parte privada de la explotación del casino Nogaró de Punta del Este. La preocupación de los trabajadores obedece a la decisión de Vidaplan de mantener la sala de juego de la avenida Gorlero cerrada hasta nuevo aviso y entregar el local, propiedad de la familia Sagasti.
“Nos dirigimos a ustedes con el fin de explicarles nuestra situación actual, con el objetivo de encontrar algún tipo de solución para cada una de las 60 familias que dependen de este trabajo. Nosotros trabajamos para Vidaplan SA, empresa privada que explota Casino Nogaró, de forma mixta con el estado”; dijo la nota entregada este martes en la Junta Departamental de Maldonado.
“Nuestro trabajo consiste en brindar todos los servicios necesarios para que el Casino funcione. La empresa además paga el alquiler, y brinda todos los insumos necesarios para el funcionamiento total. Debido a un contrato firmado entre la empresa y el estado, el cual no es favorable para la empresa, según nuestros empleadores, es que hoy estamos en la incertidumbre si seguiremos con trabajo o si quedaremos desem-pleados en además, tiempos de crisis sanitaria y económica”, sostuvo el documento.
“El contrato firmado, tiene vigencia hasta 2024, por lo cual de alguna forma, todos sabemos que nuestro trabajo tiene fecha de vencimiento, sin embargo, hace ya algún tiempo hay diferencias entre las partes que han firmado el contrato y hemos visto varios cambios desde la dirección, cambio de dueños, cambios en la forma de trabajar, rebajas de personal, y a todos estos escenarios nos hemos adaptado, porque priorizamos nuestra fuente laboral”; añadió.

Sorpresa
“Siempre nos han mantenido al tanto de la situación tensa entre las partes, y la posibilidad de que haya una ruptura entre ellos. Sin embargo, nos tomó por sorpresa que el pasado jueves 06 de agosto, cuando debíamos volver a nuestros trabajos, luego de estar en seguro la mayoría desde el 16 de marzo debido a la pandemia, y posterior a reuniones con las indicaciones para cumplir con el protocolo, y la preparación del Casino para reabrir, nos reúnen para informarnos que le reapertura no se realizará por decisión de la em-presa privada, debido a la relación entre ellos y el estado”; continuó.
“Sinceramente, podemos entender la situación del empleador, y así lo hemos hecho durante varios años, sin embargo necesitamos que alguna parte también entienda nuestra situación, la situación de nuestras familias. Todos somos trabajadores responsables, que tenemos deudas, compromisos, proyectos, familia, y por sobre todo ganas de seguir trabajando. Es por esto que solicitamos de su ayuda para poder solucio-nar nuestra posición de incertidumbre emocional y económica, en medio de un conflicto entre empresa y estado, quedamos nosotros como perjudicados, nuestras 60 familias perjudicadas”, finaliza el documento.

Contenido publicitario