Club Social y Recreativo de Pueblo Garzón fue sede de audiencia pública por obra de Costantini en José Ignacio

La empresaria argentina Andreína Caraballo se dirigió a las autoridades en representación de los propietarios de inmuebles ubicados sobre la calle Las Gaviotas

El club social y recreativo del pueblo Garzón fue escenario el pasado viernes de la audiencia publica del proyecto de vivienda unifamiliar de la costa de José Ignacio del empresario Eduardo Costantini.
De la audiencia celebrada al caer la tarde del viernes en el citado lugar participaron el propio Costantini y su esposa, además de autoridades del Ministerio de Ambiente y vecinos del lugar.
La audiencia fue fijada en principio para el pasado miércoles 3 de agosto pero, ante un pedido del propio Costantini se pospuso para el pasado viernes.
Entre los participantes se notó la presencia de varios de los propietarios cuyos inmuebles se ubican sobre la calle Las Gaviotas. Como se sabe, la obra de construcción de la vivienda de Costantini impactará de forma negativa en la vida de los propietarios de las casas ubicadas sobre esa calle quienes reclaman que la Intendencia reabra el último tramo de la calle Los Picaflores, ocupado por propietarios de las viviendas del lugar. En nombre de esos vecinos se dirigió a las autoridades presentes la empresaria argentina Andreína Caraballo.
Luego de escuchadas las exposiciones de vecinos y del propio Costantini, el ministerio de Ambiente se expedirá dando la autorización o no. La obra cuenta con el visto bueno de la Intendencia de Maldonado. Además de estos dos organismos, Costantini necesita contar con la autorización de la Dirección Nacional de Hidrografía del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. Luego de que estos organismos se expidan autorizando el proyecto, recién ahí Costantini podrá comenzar con las obras de construcción.

Obra
Costantini contrató a un selecto grupo de técnicos para elaborar y presentar un revolucionario proyecto acorde con las características del lugar, que tiene además una particularidad: no es frentista a ninguna calle. Solamente existe una, que termina cuando empieza el predio de 6463,22 metros cuadrados. Empero, según los datos aportados por el Catastro Nacional, tiene una superficie menor: 4434 metros cuadrados.
La nueva casa tendrá 1647,19 metros cuadrados, parámetros que se ajustan a los exigentes factores de ocupación y retiros establecidos para esa zona por la Ordenanza de Construcción. El proyecto incluye un living social, una gigantesca cocina, espacio de estar íntimo, tres dormitorios, todos ellos en suite, infinity pool, garaje para cuatro vehículos. Las terrazas serán “verdes” con el acondicionamiento necesario “para recibir las especies existentes en el terreno cuya conservación es importante”. La casa de los caseros tendrá más de 100 metros cuadrados de superficie con dos dormitorios, baño, cocina y un lugar para la instalación de un sistema de seguridad de videovigilancia. La inversión demandará U$S5:600.000.