Dos de los empresarios requeridos por el juez argentino Claudio Bonadío por estar involucrados en el caso de corrupción de los cuadernos de las coimas están siendos buscados en Maldonado. En las últimas horas la policía realizó sendos allanamientos en las viviendas que el empresario Carlos Ferrari posee en Punta del Este y Piriápolis. El otro buscado es Óscar Thomas, a quien se sospecha Ferrari estaba alojando.
Los dos están prófugos de la Justicia del vecino país y se sospecha que habrían estado en las viviendas allanadas por la Policía a pedido de la justicia argentina.
Óscar Thomas está acusado por el fiscal Carlos Stornelli ante el juez Bonadío de pertenecer a la red de coimas que involucra a figuras de los gobiernos del matrimonio Kirchner y titulares de las empresas más fuertes de la obra pública argentina. Se encuentra prófugo y las autoridades del vecino país ofrecen una recompensa de medio millón de pesos a quien aporte datos para su captura. Thomas se desempeñó durante el gobierno K como director del ente binacional Yaciretá. La obra y el posterior mantenimiento de esta central eléctrica fueron calificados como el “monumento más grande de la corrupción”.

El lobbista
El otro sujeto buscado, Carlos Ferrari, es un hombre cercano al empresario Cristóbal López propietario del hipódromo de Palermo, del grupo de medios del que forma parte la señal C5N y una empresa de combustibles. Ferrari oficiaba de lobbista de López aunque este hombre es muy cercano a los Kirchner. ​La propiedad de Ferrari allanada en Playa Hermosa se encuentra a menos de dos kilómetros de la mansión de Marcelo Balcedo, sindicalista argentino que fue detenido en enero en Uruguay por lavado de activos y asociación ilícita. En Argentina se sostiene que US$ 200 millones provenientes de coimas salieron por Uruguay.

Contenido publicitario