El Frente Amplio es parte del problema en dos de los mayores asuntos nacionales: la educación y la seguridad.
Allí, en esos problemas, se hace evidente que sus lógicas internas lo llevan a negar los hechos, a relativizar la realidad. Y cuando se empieza a negar los hechos para que pueda entrar en un relato, en un discurso, ahí un proyecto político marca que está sin futuro. Y eso le pasa al Frente Amplio, son un pasado que quiere prolongarse, perdieron la capacidad de generar futuro.
Una fuerza de pasado es la que empieza a negar los hechos. Por ejemplo, lo que sucede en educación: como los resultados del INEED son malos, pretenden discutir al INEED y no los resultados. Como los resultados en seguridad son malos, se discute a quienes proponemos alternativas como la reforma constitucional, pero no se asume el problema.
Así en todo.
Si no cambiamos al Frente, el Frente nos va a cambiar como sociedad, nos va a terminar de convertir en un país de tercera, con una educación de tercera y una seguridad de tercera.
El cambio es imprescindible, ese es el desafío de los distintos partidos de la oposición, estar a la altura del desafío.
En materia de seguridad, el vocero del candidato oficialista Gustavo Leal criticó hace unos días en una nota de prensa nuestra propuesta de reforma constitucional diciendo que utilizar militares en ayuda a la policía “es mano bruta, mano ciega y mano sorda”. Todo eso. Un combo de prejuicios contra los militares y contra los que queremos una alternativa en materia de seguridad.
El Sr. Leal parece ser experto en lo que no hay que hacer y también en lo que hay que hacer. Le recuerdo que son gobierno, que han gobernado 15 años y es en este período que la delincuencia le ha ganado la batalla al Estado. Su pésima gestión, su inacción, su política de seguridad ha colocado al país en una situación de emergencia, donde los uruguayos honestos viven con miedo y expuestos a la delincuencia. ¿Qué cátedra de lo que está bien o mal puede hacer? Él es parte del fracaso.
A su vez dijo que en un nuevo gobierno del Frente Amplio “se deben instrumentar cambios, ajustes y profundizar algunas políticas sin miedo de ejercer la autoridad”. ¿Por qué no lo hacen ahora? ¿Por qué no han aplicado todo lo que dicen que hay que hacer? Ya son Gobierno. ¿Por qué esperar? Sencillo, porque prometen pero no lo harán, porque no pueden, porque si aprietan, tienen un lío adentro del FA, porque hay en el seno de la izquierda uruguaya enormes prejuicios y pruritos para ejercer la autoridad y reprimir el delito.
El Frente Amplio se ha dejado dominar por las visiones sociológicas que poco menos que hacen responsable a la sociedad por la delincuencia, han sido tolerantes con el delincuente, porque en el fondo, algunos los consideran víctimas de la sociedad. Empezaron el gobierno quitando facultades a la Policía y liberando presos. Y esa matriz de desconfianza hacia el ejercicio de autoridad ha afectado a la institución policial que hoy reclama y necesita apoyo y respaldo.
Los “cambios y ajustes” a los que refiere el Sr. Leal deben ser totales, porque es la actual política de seguridad la que debe cambiar, junto con el gobierno.
No tienen autoridad para prometer para el futuro lo que no han hecho cuando son gobierno.
El Frente Amplio se ha sumado a la campaña contra la reforma constitucional Vivir Sin Miedo y eso tiene un enorme peso a favor de la reforma, porque es el problema que habla contra la solución.

La reforma es la forma, la mejor forma de tener mejores instrumentos para combatir a la delincuencia.
No hay ningún cambio más fuerte, contundente e inmediato que el que propone la reforma constitucional que nosotros impulsamos y que ha recibido el respaldo de más de 400.000 compatriotas.
El próximo 27 de octubre hay que poner la papeleta del Sí para decirle no va más a la delincuencia.