“El silencio de UPM”, por Hoenir Sarthou

Una vez más, se anuncia que todo está listo para que UPM tome su “Decisión Final de Inversión”.
Según el diario “El Observador”, el ministro Murro anunció un acuerdo sobre el régimen de ocupaciones y negociación laboral, y –siempre conforme a “El Observador” que menciona como fuentes al gobierno y a la propia UPM- dicho régimen se regularía mediante “resoluciones particulares”.
A partir de este momento, se asegura que UPM se tomará “un período de silencio”, para decidir.
Si eso es cierto, significa dos cosas.
La primera es que nuevamente el gobierno acordó en secreto con UPM, sin que los uruguayos sepamos a qué nos está comprometiendo.
La segunda es que, según las fuentes de “El Observador”, se habría optado por una modalidad absolutamente inconstitucional para cumplir los compromisos sobre normativa laboral. Ni siquiera nuevas normas generales, leyes o decretos, sino “resoluciones particulares”, es decir decisiones administrativas hechas para casos particulares.
Toda la saga de UPM2 tiene por momentos ribetes de irrealidad.
Si alguien nos hubiese dicho, hace unos años, que un gobierno uruguayo construiría una vía férrea de casi trescientos kilómetros, mandatado y supervisado por una empresa privada, y que le asignaría a la empresa el uso preferencial y privilegiado de la vía, no lo habríamos creído.
Lo mismo habría pasado si nos hubiesen dicho que se le aseguraría a una empresa el caudal mínimo del principal río del País, y que se alteraría el régimen de las aguas de ese río, inundando miles de hectáreas fértiles, para asegurarle a la empresa el agua que necesita.
Ni hablar de permitirle intervenir en los programas de enseñanza de niños y adolescentes y en las políticas de desarrollo nacional, o de endeudarnos a todos durante generaciones para cumplir los compromisos con la empresa, o de comprometernos a no tocar, ni siquiera por ley, los privilegios dados a UPM, bajo amenaza de ser demandados ante tribunales del Banco Mundial.
En ese contexto, el nuevo acuerdo secreto casi resulta lógico. Si se le ha prometido a UPM todo eso, ¿por qué no otorgarle un nuevo privilegio secreto y garantizarle que se le resolverán sus problemas laborales mediante “resoluciones particulares”?
La pregunta que a uno le surge en letras de neón ante los ojos es: ¿Y qué dice el PIT CNT ante estos anuncios? ¿Participó también en la negociación, o es ajeno a la misma? Y, en cualquier caso, ¿qué hará ante estas noticias?
El fenómeno UPM2 es un penoso entramado que poco a poco va develando los alcances de nuestra dependencia como país. Y, peor aún, las silenciosas complicidades de muchos referentes del sistema político, sindical, empresarial, académico y mediático.
Se abren ante nuestros ojos dos caminos.
Al final de uno de ellos, hay un Uruguay dependiente, entregado a las exigencias de los inversores, sin autorrespeto, liderado por una élite plástica (política, sindical, empresarial, mediática y hasta académica) divorciada de la verdad y dedicada a fruslerías.
El otro camino es menos claro. Porque no es evidente el grado de autonomía que, como país, podemos mantener en este mundo económicamente globalizado.
Esa, sin embargo, es la gran pregunta. La que debería resonar en los discursos de todos los candidatos partidarios, en los análisis técnicos, económicos y políticos, en los noticieros, en el debate público. La pregunta es: ¿qué margen tenemos para políticas propias de desarrollo?
Pero esa pregunta casi no se formula –y mucho menos se la responde- en la campaña electoral que nos ocupará lo que resta del año.
Mientras cuchicheamos sobre el título de tal candidata y la habilitación o no de otro candidato, mientras intercambiamos rumores sobre las bravatas y molestias de tal o cual dirigente desplazado, UPM medita en silencio nuestro futuro.
Respaldada por el Banco Mundial y otros organismos internacionales (la exigencia de la OIT coincidió extrañamente con su aspiración de regulación laboral), UPM decidirá si le sirve tener agua gratis ilimitada, tontos que no le cobren impuestos y le compren la energía eléctrica que le sobra, una vía férrea a su disposición, un gobierno servil que le resuelva los conflictos sindicales, un Parlamento atado de manos, y un vivero de futuros trabajadores educados para la gratitud hacia UPM.
Quizá incluso se pregunte si puede seguir exigiendo más todavía.
Prefiero no pensar en la respuesta oficial que recibiría.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre