tarjetascredito

Las cámaras empresariales de los departamentos del este del país, integradas en el grupo Crece, continúan trabajando en pos de un “apagón” de las operaciones con tarjetas de crédito, en protesta por las altas comisiones que cobran las empresas emisoras. Tras su última reunión, las gremiales decidieron que lo mejor sería juntar firmas para impulsar un referéndum que permita derogar la ley llamada “de inclusión financiera”.

El encuentro tuvo lugar la pasada semana, esta vez en la ciudad de Treinta y Tres, donde se dieron cita directivos de los centros comerciales y empresariales de buena parte del país. Tal como había ocurrido antes en Minas y Maldonado, los dirigentes se reunieron con comerciantes y empresas del lugar para conocer su posición respecto a los porcentajes que cobran las tarjetas de crédito. Como era de esperarse, todos estuvieron contestes en que las comisiones son demasiado abultadas.

“La primera idea era la de un apagón de tarjetas, pidiendo al usuario que no realice compras, ni otras acciones con las tarjetas, pero pensamos que no alcanzaba”, dijo al matutino El País el presidente del Centro Comercial e Industrial de Treinta y Tres, Miguel Brun. “En la recorrida, visitamos comercios de distinto tamaño y rubro, y nos han pedido que los ayudemos a cambiar esta realidad y por ello nos pusimos a trabajar para hacerlo”, dijo, en tanto, el presidente de la CEDU (Confederación Empresarial del Uruguay), Miguel Feris.

Obligados

Ahora los empresarios estiman que los comerciantes deben tener la libertad de elegir cómo cobrarán la mercadería vendida para no quedar sujetos a una ley que les obliga a aceptar tarjetas de crédito o débito. A su juicio, también los clientes deben tener el mismo derecho.

“El comerciante pequeño no soporta los altos aranceles y el tiempo de pago que lleva la devolución”, indicó Feris. Los aranceles para tarjetas de débito son de 2,2% de cada venta y para pequeños comercios de 2%.

A estas alturas, la mayoría de las estaciones de servicio de Maldonado no acepta tarjetas de crédito o débito durante el día. Sí lo hacen en horario nocturno como lo establece la ley por razones de seguridad. Otra empresa conocida que rechaza el plástico es la distribuidora de supergás Megal. En su momento, la firma realizó una campaña de promoción de sus garrafas, que se podían pagar con tarjetas; ahora Megal no acepta esa forma de pago.

Los nones

La nota discordante la pone la Unión de Comerciantes de Maldonado, cuya directiva realizó el pasado jueves una reunión ampliada a pedido de varios empresarios de la zona.

En la oportunidad se debatió nuevamente la participación en el denominado “apagón” de tarjetas de crédito. “Los presentes, si bien hubo algún planteo a favor de la medida, en su amplia mayoría determinaron apoyar lo resulto en primera instancia, cuando la Directiva estimó pertinente no acompañar el denominado apagón'”, informó más tarde la entidad.

“Igualmente se reiteraría la consulta para terminar de evacuar toda posible duda o planteo y los directivos seguirán abiertos a reuniones con otras cámaras empresariales, y no se descarta que eventualmente la determinación tome otro giro, o que incluso se apoye otra medida de protesta por el alto costo de los montos de las tarjetas”, agregó un comunicado.

Contenido publicitario