esposasLa Jefatura de Policía de Maldonado logró detener al muchacho que conducía la moto en la que se desplazaba el rapiñero que hirió de muerte al comerciante Julio Fernández en el barrio El Molino. Se trata de un menor de edad que acompañaba al autor del disparo, César Agustín Leal Agesta, de 18 años que ya fue procesado con prisión. La justicia decidió iniciarle un proceso como adolescente infractor por un delito de extrema gravedad.

El crimen, que indignó a todo Maldonado, tuvo lugar el sábado 13 de diciembre, en Leonardo Olivera y Domínguez, frente a la vidriería del comerciante. En su momento la Policía lo había detenido e indagado, pero no pudo reunir pruebas para inculparlo. Al momento del homicidio, el joven debía estar cumpliendo arresto domiciliario por otro delito.
Pero unos días más tarde fue llevado otra vez a declarar y se confirmó que había conducido la moto en la que viajaba el homicida. La jueza actuante lo imputó de un delito de homicidio muy especialmente agravado y decidió su internación en el Inau hasta que se dicte sentencia definitiva.
El autor del disparo asesino tiene apenas 18 años y es oriundo de Minas. Había decidido probar suerte en Maldonado y entregó currículums en procura de hallar un trabajo, pero un conocido lo invitó a delinquir. La fatalidad quiso que hallaran a Julio Fernández en la puerta de su comercio y que por un intercambio de palabras el hombre terminara muerto de un balazo.

Ya se iban

A todo esto, el juez en lo penal de Segundo Turno de Maldonado, Gerardo Fogliacco dictaminó este lunes el procesamiento con prisión de un sujeto de iniciales M.I.V.C., de 23 años de edad, por la comisión de un delito de Receptación, y de J.A.S.R., de 25 años de edad, por la comisión de un delito de Hurto Especialmente Agravado.
Ambos sujetos habían sido detenidos el día pasado 31 de enero hacia la hora 23, cuando un móvil con personal de la Seccional Quinta de Solís se encontraba realizando recorridas por Ruta 9. A la altura del Km 90, los efectivos observaron a dos sujetos que viajaban en una moto que poseía similares características a una que se encontraba denunciada como hurtada horas antes en la Seccional Décima de Punta del Este.
Los agentes detuvieron a los sujetos, inspeccionaron el vehículo y constataron que tenía los cables cortados. Efectuadas las indagaciones de rigor, se pudo determinar que los dos sujetos no eran del departamento y que habían llegado en horas de la mañana, evidentemente con ánimo de delinquir. La moto volvió a manos de su propietario.

Como chorlito

Los efectivos de la Seccional Quinta también se lucieron ese mismo día, en horas de la madrugada, cuando detuvieron a un sospechoso y recuperaron varios efectos robados. Los agentes realizaban patrullajes en el Balneario Bella Vista alrededor de las dos de la mañana, cuando detectaron la presencia de un vehículo VW Gol, color gris, con un ocupante. Procedió a identificar al individuo, que resultó ser un montevideano 28 años de edad, por lo que fue conducido a la seccional. Luego se inspeccionó el vehículo y se halló una gran cantidad de efectos que habían sido robados.
Horas después se registraron dos denuncias de hurto en sendas fincas de ese balneario. El detenido no tuvo más remedio que confesar que había alquilado el auto en Montevideo y se había trasladado al balneario para robar.

Los damnificados reconocieron los artículos que les habían robado y los recuperaron. Finalizadas las instancias judiciales, el titular de la Sede Penal de Segundo Turno dispuso el procesamiento con Prisión del detenido, G.A.F.S., por la comisión de dos delitos de Hurto Especialmente Agravados en Reiteración Real.

Bagatelas

Otro sujeto también marchó a prisión tras haber cometido lo que en la jerga de la estadística policial se conoce como hurto “de bagatela”. En efecto, en la madrugada del pasado domingo, poco antes de las 4, el individuo fue detenido cuando circulaba en bicicleta por la calle 7 y Bulevar Artigas cargando dos bidones de nafta de seis litros cada uno, una botella 2,5 lts de nafta premium, dos destornilladores, un alicate y una franela.

El sujeto tenía antecedentes penales y confesó que había hurtado el combustible a un auto estacionado en inmediaciones de Camino Velázquez (Batlle y Ordóñez). Más tarde el damnificado se presentó a radicar la denuncia de robo y recuperó sus efectos.
En tanto, el detenido, Cesar Gabriel González Sosa, de 20 años de edad, fue enviado a prisión por la comisión de un delito de Hurto Especialmente Agravado.

A desmalezar

La Mesa Central de Operaciones recibió una comunicación el día 30 de enero pasado a la hora 1:30. En una finca ubicada en la Ruta 10 y la calle 25, de Playa Hermosa, jurisdicción de Seccional Undécima, se había activado una alarma.
Inmediatamente concurrió una dotación policial y se entrevistó con un funcionario de la empresa de alarmas. También constató que la puerta de la vivienda estaba rota y observó que en el interior de la casa había un gran desorden. Más tarde, el propietario de la finca informó que también habían dañado la puerta del garage y que habían robado una desmalezadora con un alargue de 40mts de cable.
Los efectivos policiales patrullaban se dedicaron a vigilar la terminal de ómnibus de la ciudad de Piriápolis y no tardaron en avistar a un sujeto en la consabida “actitud sospechosa”, que llevaba consigo una desmalezadora. Marchó sin escalas hacia la comisaría, donde el individuo confesó su fechoría y la desmalezadora volvió a manos de su dueño.

El magistrado Fogliaccio dispuso que el sujeto, Álvaro Omar Gómez Trelles, poseedor de múltiples antecedentes, purgara pena de prisión por un delito de Receptación.

Contenido publicitario